Tegucigalpa, Honduras

José Miguel Handal, acusado de narcotráfico por Estados Unidos, y su esposa Ana Elizabeth Hernández fueron condenados ayer por la justicia hondureña a 17 y 16 años de prisión por lavado de dinero, respectivamente.

Sépalo
El tribunal consideró que ambos imputados manejaron más de L44.5 millones en sus empresas y cuentas sin tener justificación.

La resolución fue dictada “por unanimidad de votos” por la sala I del Tribunal de Sentencia con Competencia Territorial Nacional, indicó el Poder Judicial hondureño en un comunicado.

Handal, detenido en marzo de 2015 en San Pedro Sula, donde residía, fue condenado a una pena de 17 años de cárcel por el delito de “lavado de activos en perjuicio de la economía del Estado de Honduras”, añadió.

La esposa del empresario, detenida en marzo de 2015, fue condenada a 16 años de prisión también por lavado de dinero, precisó el Poder Judicial.

El empresario todavía tiene procesos pendientes por narcotráfico y lavado de activos en una corte de EE UU.

Recurso de casación

René Altamirano, apoderado legal de la pareja, expresó que sus defendidos recibieron el término medio de la pena, ya que la legislación establece entre 15 y 20 años de cárcel.

El abogado defensor manifestó que están analizando presentar un recurso de casación para revertir la condena dictada por los jueces. Agregó que Handal quiere presentarse ante una corte de Estados Unidos, donde tiene un proceso pendiente por tráfico de drogas y lavado de activos. Sin embargo, deberá cumplir cualquier proceso pendiente en su país natal y luego responder por los cargos en el extranjero.

Handal además es acusado por Estados Unidos de ser jefe de una organización responsable de la distribución de toneladas de cocaína provenientes de Colombia a los carteles mexicanos.

Hasta ahora, Estados Unidos no ha solicitado a Honduras la extradición del empresario hondureño, quien de ser requerido por Washington primero tendrá que cumplir la sentencia en su país, según las autoridades locales.

La Oficina de Control de Bienes en el Extranjero (Ofac, por sus siglas en inglés) indicó en abril de 2013 que Handal invertía y coordinaba la recepción de aeronaves cargadas de drogas provenientes de Venezuela hacia Honduras en pistas de aterrizajes clandestinas. Además, según la Ofac, el empresario también facilitaba “el movimiento de esos cargamentos de droga desde Honduras a Guatemala vía terrestre, donde los recibían miembros (de los carteles) de Los Zetas y Sinaloa”.