05/10/2022
07:34 AM

Más noticias

Cardenal hondureño dice que la sociedad está marcada por ansiedad y tristeza

”En los países ricos la gente no se muere de paludismo o malaria, pero se mueren de vacío, de estrés, de aburrimiento, de desencanto y de desesperanza. Nuestra sociedad está marcada por la ansiedad y la tristeza”, recalcó.

Tegucigalpa, Honduras

El cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez dijo este domingo que a los cristianos se les “suele olvidar que el evangelio es una llamada a la felicidad” y que la sociedad “está marcada por la ansiedad y la tristeza”.

”La verdadera felicidad no está directamente relacionada con el tener mucho” y “Jesús nos señala el camino que conduce a una verdadera felicidad, que es completamente diferente del que nos señala la sociedad actual”, enfatizó Rodríguez durante la misa en la basílica menor de Suyapa, patrona de Honduras, en Tegucigalpa.

Agregó que la verdadera felicidad se encuentra “en lo profundo de nuestro ser, ahí donde brilla una misteriosa presencia”, y que “la sociedad de la abundancia produce bienestar, pero no felicidad”.

”En los países ricos la gente no se muere de paludismo o malaria, pero se mueren de vacío, de estrés, de aburrimiento, de desencanto y de desesperanza. Nuestra sociedad está marcada por la ansiedad y la tristeza”, recalcó.

El religioso señaló que la sociedad actual promete ciertamente bienestar, pero no da respuesta al sentido de la vida.

”Es Jesús el pobre que nos muestra a través de su vida lo que es el reino. Jesús es el que llora y es consolado por la alegría de realizar el designio del padre y dar la vida por los que aman”, acotó.

Rodríguez también hizo alusión a los que amasan fortunas y apoyan su felicidad en algo efímero.

El rico, añadió, a pesar de su apariencia de bienestar es un desdichado, porque es prisionero de su egoísmo.

”Para vivir en nuestra vida el espíritu de las bienaventuranzas, nuestro corazón necesita arder con un amor singular por aquel que encarna en primera persona las bienaventuranzas, Jesús”, indicó el cardenal. EFE