Tegucigalpa, Honduras.

El capitán Santos Orellana Rodríguez reaccionó ayer luego de trascender que está siendo investigado por el Gobierno de Estados Unidos, según lo confirmó la propia sede diplomática de ese país.

“No es posible que alguien que no es de nuestro país me venga a intimidar en nuestro territorio”, dijo Orellana al asegurar que fue llamado por la Embajada de Estados Unidos para que les diera información.

“Ellos insisten en que declare contra el hermano del Presidente, que está llevando un plan para atacar al embajador de Estados Unidos”, declaró. Expresó que “yo en ningún momento voy a declarar contra Tony Hernández, contra Soto, porque yo no tengo nada que ver, yo no tengo información de eso”, indicó en Radio Globo. Agregó que “yo estoy esperando que me llegue la orden de extradición”, señaló el militar.

Por otra parte, aduciendo que teme por su vida y la de sus hijos, Jennifer Bonilla, esposa del capitán Orellana Rodríguez, pidió protección ante el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh). “Esto es un plan político contra el presidente de la república porque una gente de la DEA le dijo (a su esposo) que por favor le entregue a Tony Hernández, que trabajó para él y realmente ni lo conoce”.

Foto: La Prensa

La esposa del capitán Jennifer Bonilla llegó a interponer la denuncia al Conadeh.