18/08/2022
06:19 AM

Más noticias

Aseguran bienes a personas ligadas con el 'Señor de los Cielos”

La operación Eclipse II es producto de la captura de Raduan Omar Zamora en noviembre de 2017 en el país Un juez giró 1o órdenes de captura.

La Ceiba, Honduras

El Ministerio Público ejecutó ayer en el litoral Atlántico la segunda operación en contra de los bienes y colaboradores cercanos del presunto narcotraficante de origen nicaragüense Raduan Omar Zamora Valerio, conocido como el Señor de los Cielos, quien fue capturado en Honduras a finales de 2017 con una identidad falsa a nombre José Luis Oliva Meza.

Con la operación Eclipse II, la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico (DLCN), la Fiscalía Especial contra el Crimen Organizado, con el apoyo de la Policía Militar del Orden Público, ejecutaron ayer desde horas de la mañana 13 allanamientos de morada, el aseguramiento de 17 bienes inmuebles, tres sociedades mercantiles y 27 vehículos, así como 10 órdenes de captura por el delito de lavado de activos.

Estas acciones se llevaron a cabo en cumplimiento a una orden judicial emitida por un juez de Letras con Jurisdicción Nacional en los barrios Alvarado y Bella Vista, Vistas de Satuyé, entre otros lugares de La Ceiba. También en las comunidades Lucinda, Río Esteban y El Bambú, en el municipio de Balfate, Colón,

En un comunicado de prensa, el Ministerio Público informó que esta operación tiene sus antecedentes en las acciones ejecutadas el dos de noviembre de 2017 que culminaron con el arresto y procesamiento de Raduan Omar Zamora Valerio, conocido con el alias Señor de los Cielos, quien usaba la identidad hondureña falsa de nombre José Luis Oliva Meza, y quien enfrenta un proceso judicial en Costa Rica por tráfico de drogas. Zamora Valerio tiene residencia costarricense.

Durante la primera operación Eclipse, en La Ceiba y Balfate, se realizaron 18 allanamientos a viviendas en donde se recolectaron indicios relacionados con el delito de tráfico ilícito de drogas y delitos conexos relacionados con una plantación de arbustos de coca descubiertos en la parte norte de Olancho.

Las acciones se llevaron a cabo en los barrios Buena Vista y Alvarado, así como en Vistas de Satuyé, en La Ceiba.

Cinco meses después de investigación, los cuerpos antidrogas encontraron evidencias que permitieron establecer la participación de otras personas en el grupo criminal que opera en Honduras. Se identificaron bienes inmuebles que se presumen provienen y son utilizados para las actividades ilícitas a las que se dedican sus propietarios.

“Todo esta operación se ha hecho en conjunto con el Ministerio Público, la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico y la Policía Militar, es un trabajo de meses, que mediante vigilancia y seguimiento se ha logrado dar con estos resultados”, explicó el capitán Henry Matamoros, jefe de la Fuerza de Seguridad Nacional Interinstitucional (Fusina) en esta región.

Dijo que las acciones son contra varias personas “dedicadas al narcotráfico, lastimosamente en algunas casas se llegó y no se encontró a nadie, pero continuamos trabajando para lograr con su ubicación. No hay personas detenidas hasta el momento”.

Hasta ayer se habían decomisado dos vehículos y un arma de fuego tipo Galil. “Se continúa trabajando, al final vamos a dar los resultados totales, este es un procedimiento, también se decomisaron documentos en algunos negocios y casas”, detalló Matamoros.

Las acciones continuarán hoy. Zamora Valerio (de unos 37 años), conocido como el “Señor de los Cielos”, nació en Nicaragua y contaba con el estatus de residente en Costa Rica, fue capturado en junio de 2011 con una tonelada de marihuana en la isla Uvita, provincia de Limón, Costa Rica, pero escapó de ese país luego que una jueza le otorgó libertad condicional.

Desde 2012 la Interpol mantenía una alerta internacional. En Honduras, el acusado bajo el nombre falso, logró establecer una ruta para el trasiego de drogas en los departamentos de Colón y Atlántida.

Recibía la droga que venía desde Colombia a través de la isla Santa Elena del municipio de Santos Guardiola y después la transportaba hacia La Ceiba, con el apoyo de un selecto grupo fiel que logró establecer en esta zona.

En Balfate, Colón, fue en las aldeas Lucinda, Río Esteban y El Bambú. Algunas residencias aseguradas y allanadas estaban vacías.