19/07/2024
12:43 AM

Aeropuerto Toncontín sigue cerrado por capa de humo sobre Tegucigalpa

Una densa capa de humo bloquea la visibilidad en Tegucigalpa, por lo que el aeropuerto Toncontín se mantiene inoperativo temporalmente.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El Aeropuerto Internacional de Toncontín, en Tegucigalpa, sigue cerrado este lunes, por quinto día, por la falta de visibilidad a causa de una capa densa de humo que cubre la capital de Honduras, informó la Agencia Hondureña de Aeronáutica Civil (AHAC).

Según fuentes oficiales, la medida se debe a que hay poca visibilidad por el humo de los incendios forestales y la contaminación provocada por miles de vehículos que circulan en la ciudad.

Abarrotan centros de salud por mala calidad del aire

El cierre temporal del aeropuerto, por quinto día, ha causado la suspensión de vuelos desde y hacia Tegucigalpa, lo que ha alterado los planes de viaje de decenas de pasajeros, según la Aeronáutica Civil.

Las disposiciones internacionales no permiten que un avión aterrice o despegue cuando la visibilidad es menor a tres kilómetros y, según la AHAC, Toncontín tiene apenas dos kilómetros.

La Alcaldía de Tegucigalpa mantiene una alerta por la mala calidad del aire en la ciudad y ha solicitado a la población utilizar mascarilla. De acuerdo con el Instituto de Conservación Forestal (ICF), la capa de humo se debe a una “cuña de alta presión atmosférica”.

La Secretaría de Estado en los Despachos de Gestión de Riesgos y Contingencias Nacionales ha indicado que los incendios son una de las principales causas de la densa capa de humo y bruma que cubre la ciudad.

Según el experto en cambio climático, Wilmer Reyes, Honduras es el tercer país del mundo con la peor calidad del aire, por detrás de la India y Chad.

“Todavía no se ha dimensionado el problema de contaminación de aire en el país y particularmente en los grandes centros urbanos como la capital”, subrayó Reyes en declaraciones a medios locales.

Reyes dijo que el aire en Honduras es “muy poco saludable, solo una escala debajo de estar en el extremo de aire extremadamente peligroso”.