Santa Bárbara, Honduras.

El Gobierno, por medio de la Secretaría de Infraestructura y servicios Públicos, abrió la licitación pública de 107 kilómetros de carretera que serán reconstruidos en el departamento de Santa Bárbara.

La obra deberá iniciar en abril, tal como lo anunció el presidente Juan Orlando Hernández hace menos de dos meses en un evento en Trinidad. La construcción tardará un año.

El proyecto comenzará desde Ceibita Norte hasta Pito Solo, cubriendo todo el departamento patepluma, donde serán beneficiados 20 municipios de los 28 que conforman el departamento cafetalero.

El gobernante solicitó en esa oportunidad, a mediados de enero, a los pobladores de Trinidad y municipios aledaños convertirse en fiscales de la obra para que la misma se ejecute en el tiempo estipulado. La obra tiene un valor de 132 millones de lempiras y se financiará con parte de un préstamo que por primera vez hace el Banco Europeo de Inversiones a Honduras.

Reacciones

Leopoldo Regalado, alcalde de Trinidad, se mostró satisfecho de que el Gobierno anunciara la licitación de la carretera.

“Es un mal que lo tenemos encima, ya la vida útil la dio, y estarla bacheando es realmente un dolor de cabeza, porque hoy tapamos un agujero y mañana están saliendo otros dos”, dijo Regalado.

Mario Pérez, diputado y secretario del Congreso Nacional, y quien gestionó dicho proyecto, anunció que las empresas que participen serán de categoría A1, y deberán hacer la evaluación en la primera semana de marzo para presentar sus propuestas el primero de abril y comenzar de forma inmediata.

“Este es un proyecto de bienestar común no solo de una persona o color político, esperamos que esto se haga realidad”, aseguró Armando Gutiérrez, dueño de una empresa de buses que viajan al interior del departamento de Santa Bárbara.

El proyecto se llevará a cabo en dos etapas, la primera será de La Ceibita Norte hacia la cabecera departamental y la segunda será de Pito Solo a concluir al municipio de Santa Bárbara.

Los pobladores esperan que se cumpla con lo prometido porque la carretera es un desastre.