14/07/2024
11:39 AM

A puro pedal buscan romper récord Guinness

Los gemelos Daryl y Davy Vogel están atravesado en bicicleta el continente americano con un doble propósito: ver de otra forma la vida y romper un récord Guinness.

Los gemelos Daryl y Davy Vogel están atravesado en bicicleta el continente americano con un doble propósito: ver de otra forma la vida y romper un récord Guinness.

Hace dos semanas entraron en territorio hondureño junto a sus padres John Vogel y Nancy Sathre-Vogel, dos profesores norteamericanos que dejaron sus cátedras para acompañarlos en la aventura.

La familia comenzó su travesía el 10 de junio del año pasado en una comunidad del extremo norte de Alaska con el frío que les calaba hasta los huesos y la mira puesta en la Tierra del Fuego, en Argentina.

Antes de esa fecha, los esposos Vogel llevaban una vida como el común de los norteamericanos en el estado de Idaho, dedicando su tiempo a otros niños mientras sus hijos pasaban con hijos de otras familias.

Era necesario cambiar aquel estilo de vida y dedicarle más tiempo a los chicos 'porque éstos solamente una vez en su vida van a tener diez años', dijo Nancy cuando la entrevistamos durante el paso de la familia por San Pedro Sula.

Ni siquiera consideraron que tendrían que poner en juego el dinero de su jubilación cuando decidieron aceitar sus bicicletas para comenzar a pedalear rumbo a lo inesperado.

'Se requiere mucha decisión para hacer algo así. Otros quieren levantarse y saber qué va a pasar cada día, mientras que nosotros nos levantamos a esperar lo inesperado', dijo John Vogel.

Encuentro

En Omoa se encontraron con otra familia, que igual que ellos recorre el continente americano en bicicleta, con la cual habían mantenido comunicación únicamente por Internet.

Fue emocionante entablar amistad directa con los esposos australianos Michael y Ciska Verhage, que han recorrido parte del mundo acompañados por sus hijos Samy y Jesse , de 12 y 11 años, respectivamente, dijo Nancy.

Aparte de compartir la misma experiencia con ellos, tienen en común dos hijos casi de la misma edad que la de los gemelos.

'La única diferencia es que ellos salieron de Los ángeles y nosotros de Alaska', comentó Nancy.

Ahora las dos familias van formando la misma caravana, aunque no descartan que tengan que separarse en algunos trayectos de su recorrido.

'¡Estamos en Honduras!'

Al entrar en Honduras, el corazón de Nancy latió con más fuerza porque estaba llegando a una tierra que había conocido 30 años atrás como voluntaria del Cuerpo de Paz.

Estaba ansiosa por regresar; por eso, cuando atravesó la aduana de Corinto, sacó todo el aire de sus pulmones para gritar: '¡Estamos en Honduras!'.

Durante su estadía en San Pedro Sula dijo que su mayor deseo era llegar a Choluteca, donde desarrolló programas de educación especial como voluntaria del Cuerpo de Paz.

Clases en la carretera

Nancy manifestó que aunque los gemelos dejarán de asistir a su colegio durante los dos años y medio que durará la travesía, no abandonarán sus estudios.

'En las bicicletas llevamos los libros de texto para ir enseñándoles en el camino. No van a perder nada', expresó.

Para Davy, una de las experiencias más agradables fue cruzar un río en Belice, a veces nadando y otras caminando sobre las piedras. Dary dice que una de sus emociones más intensas fue lanzarse al mar desde el muelle de Omoa.

Sin embargo, su mayor satisfacción será romper el récord Guinness como las personas más jóvenes que han cruzado el continente desde Alaska hasta Tierra del Fuego.