26/01/2023
09:52 PM

Más noticias

En 8 años desaparecieron más de 6,000 migrantes en América

  • 29 agosto 2022 / 22:10 PM /

La ruta mesoamericana, desde la frontera entre Colombia y Panamá hasta el norte de México, es de las más peligrosas.

Ciudad de Guatemala

Cientos de miles de personas salen de sus casas a diario desde una diversidad de países hacia las urbes de mayor desarrollo, sin embargo, lamentablemente no todas logran su cometido.Un porcentaje muy alto de migrantes desaparece en el trayecto sin que sus parientes vuelvan a saber nada de ellos.

La ruta migrante mesoamericana, que va desde Panamá hasta la frontera entre México y Estados Unidos, es tal vez una de las travesías más peligrosas en el mundo para el tránsito de migrantes.

Según datos obtenidos por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), 44,876 migrantes desaparecieron en todo el mundo, desde 2014 hasta 2021; de esos, 6,707 desaparecieron en las Américas.

En el Día Internacional de las Personas Desaparecidas, que se conmemora hoy, 30 de agosto, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) llama la atención sobre la importancia de unir esfuerzos para resolver la suerte de miles de personas desaparecidas en América Latina.

Entre los lugares más críticos que ha identificado la OIM en la ruta mesoamericana está la frontera entre Estados Unidos y México, la ruta migratoria en todo el territorio mexicano, el Caribe y la selva del Darién, entre Colombia y Panamá.

" Honduras no registra la huella dactilar de los menores de edad y es un reto buscarlos. "

De acuerdo con la OIM, los datos en su mayoría son aproximaciones porque no existen cifras concretas en la mayor parte de los países, debido a que hay un subregistro de migrantes desaparecidos, pues un buen número de ellos no son reportados por sus familiares ante autoridades.

“Esos 44,876 personas migrantes desaparecidas son una aproximación a un problema que es mayor, porque hay muchas personas que no están registradas en nuestras bases de datos”, revela con preocupación Alberto Cabezas, coordinador de comunicaciones de la OIM en México.Los casos de desapariciones de migrantes han ido en aumento desde 2021 a la fecha.

Según datos de la Plataforma Nacional de Transparencia con sede en México, entre 2021 y 2022 ya se han reportado 672 desaparecidos en su territorio, en su mayoría en Chihuahua, Nuevo León y Chiapas.

El Servicio Jesuita a Migrantes-México -organización de alta credibilidad en el tratamiento del fenómeno migrante- data que el 71% de los que desaparecen son centroamericanos y sudamericanos, un 22% son mexicanos y el resto de otras nacionalidades.

Las estadísticas reflejan que los países de Centroamérica de donde más personas emigran hacia Estados Unidos es Honduras, Guatemala y El Salvador.

Los registros -no tan exactos- obtenidos por los seis comités de familiares de migrantes hondureños desaparecidos, detallan que al menos 1,520 hondureños desaparecieron desde el año 2020 a la fecha.

De estos una ínfima cantidad han sido encontrados por sus familiares, algunos fallecidos y otros con la dicha de hallarlos con vida.A pesar de las cifras negativas, sus parientes los siguen buscando.

“Queremos dar respuesta a familiares de migrantes”

Ciudad de Guatemala. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) es uno de los organismos que desde 2003 creó un programa de apoyo a familiares de personas desaparecidas en distintos contextos (migración, desastres, violencia interna) y se implementa en 60 países del mundo.

Jeremy Renaux, coordinador del Programa Regional para Personas Desaparecidas para México y Centroamérica en el CICR, dijo que busca fortalecer las capacidades de los Estados para poder buscar a las personas desaparecidas y dar una respuesta a los familiares.

Aseguró que un banco de ADN mejoraría la búsqueda de desaparecidos de Centroamérica. “Ya hay esfuerzos, por ejemplo el proyecto Frontera que encabeza el equipo argentino de antropología forense; lo que ha buscado es poder recolectar muestras de referencia de los familiares de migrantes desaparecidos de Centroamérica, inclusive de Chiapas y Oaxaca en México y poder contrastar esta información con los datos genéticos de las personas que han sido encontradas sin vida”.