“Les voy a cumplir”

<p>De agradecimiento y compromiso. Así fue el discurso de posesión que el nuevo presidente de los hondureños, José Manuel Zelaya Rosales, pronunció ayer durante la transmisión de mando realizada en las instalaciones del Estadio Nacional.</p>

De agradecimiento y compromiso. Así fue el discurso de posesión que el nuevo presidente de los hondureños, José Manuel Zelaya Rosales, pronunció ayer durante la transmisión de mando realizada en las instalaciones del Estadio Nacional.

El Presidente, por momentos con tono proselitista y en otros con voz sentimental, no hizo referencias a la administración Maduro, pero sí enfatizó en algunas órdenes a los miembros de su gabinete. El discurso duró 45 minutos y fue interrumpido 28 veces por los aplausos de los presentes.

“En todos los actos de mi vida, pero especialmente en este camino tan arduo y difícil de la política, siempre he pedido iluminación a Dios para que me guíe, para no retroceder y nunca dejarme amilanar por las circunstancias y los problemas. Hoy, aquí frente a este templo maya, herencia histórica de nuestras generaciones indígenas que promovieron una civilización cultural que después de varios siglos y milenios todavía nos hace sentirnos orgullosos, frente a las naciones del mundo, frente a nuestro destino y pidiendo bendiciones al creador, acepto el reto de ser presidente constitucional de la República de Honduras”, inició Zelaya que también señaló que gobernará con honestidad y transparencia.

“Al asumir éste tan honroso cargo que me ha concedido el pueblo, proclamo que voy a gobernar con honestidad y transparencia que es lo que más necesita este país. Proclamo que las promesas de campaña política van a ser cumplidas en forma contundente”.

Primera ley

Zelaya aprovechó la ocasión para sancionar la Ley de Participación Ciudadana, la primera de su mandato, la cual fue elaborada por el Congreso Nacional de la República durante la noche del jueves y madrugada de ayer.

“Esta ley le da participación al pueblo para vigilar al Gobierno y para erradicar la corrupción en Honduras. Gracias honorables diputados del Congreso Nacional de Honduras. Necesitamos hacer muchas cosas juntos, darle injerencia al Estado hondureño, hacer el equilibrio entre lo económico, lo social. Vamos a iniciar, desde este día, un periodo de gobierno para que tengan opciones los pobres y se puedan desarrollar las clases sufridas de este país”.

El Presidente también pidió la colaboración de todos los sectores del país para vencer la burocracia, la ineficiencia la incapacidad.

“Esos son los mayores impuestos que paga nuestro pueblo. Un Gobierno pequeño, un país grande y desarrollado. Eso es lo que quiere Honduras. Por eso estoy aquí esta mañana, para proclamar estos principios, para proclamar estos valores sociales y para decir gracias pueblo hondureño por esta victoria que le va a devolver dignidad a nuestra patria”.

El mandatario agradeció su apoyo a los indígenas hondureños, en especial a los garífunas. También agradeció a las mujeres y a los jóvenes.

“Gracias también a todos los sectores que nos apoyaron sin distingos de colores. Gracias a Roberto Micheletti Baín por su apoyo, a mi vicepresidente Elvin Ernesto Santos, y al Partido Liberal de Honduras. Gracias a Patricia Isabel Rodas y al Consejo Central Ejecutivo.

Gracias a mi madre, a mi esposa Xiomara, a mis hijos, gracias a “la Pichu” que me ayudó tanto en esta campaña- en ese momento, el público se emocionó por la popularidad de la hija del mandatario-. Gracias a todos, a Zoe, a José Manuel, a Héctor, a Juan Carlos. Gracias a Irene”.

/home/laprensa/imagenes/fotos/2006/interiores/2659.jpg

El presidente Manuel Zelaya llegó con sombrero, acompañado de su esposa Xiomara.

Olvido de protocolo

Durante su discurso de agradecimiento a las delegaciones internacionales, Zelaya rompió el protocolo y pidió al público asistente aplausos para cada uno de los presidentes de Centroamérica, México y Colombia. En su intervención, el Presidente no sólo llamó a algunos de sus colegas por el apodo, a otros por sólo el nombre, sino que también olvidó presentar al presidente de Colombia, Álvaro Uribe.

“Quiero pedir un aplauso especial para el príncipe de Asturias que siempre llega a estos actos de Honduras, heredero de la colonia española. Quiero pedir un aplauso especial para los presidentes de Centroamérica, nuestros hermanos centroamericanos. Empezando por nuestro hermano presidente de la República de El Salvador, presidente “Tony” Saca, presidente Óscar Berger de Guatemala, presidente Bolaños de Nicaragua, presidente Pacheco de Costa Rica, presidente Martín Torrijos de Panamá. Pueblo hondureño, un aplauso para el primer ministro de Marruecos que aquí nos acompaña, un aplauso apropiado para el presidente Fox de México que está aquí con nosotros y para los miembros de las demás delegaciones internacionales”.

Corrección

Luego de agradecer especialmente al cardenal Óscar Andrés Rodríguez, el gobernante agradeció a todos sus amigos a quienes les manifestó que tiene un compromiso moral con ellos y a quienes le pidió su apoyo para gobernar.

“No quiero que me presionen sino que me apoyen con los programas sociales. Yo estoy en la mejor disposición y pido disculpas de antemano si a algún amigo no le puedo satisfacer todas sus inquietudes. Pido disculpas si no pudiéramos, a algunos correligionarios, poder darle todo lo que está en nuestras posibilidades y en nuestro corazón. Pero ese servidor podrá fallarle a un amigo, pero no le fallará al pueblo hondureño que es con quien tenemos un compromiso por cumplir. Tendremos que decir muchas veces no, pero no le vamos a decir no al desarrollo de este país en los recursos naturales y en el aprovechamiento racional de nuestros principales factores en el desarrollo económico de nuestro país”.

Cuatro minutos después, y gracias a la intervención de uno de sus acompañantes, Zelaya agradeció la presencia del presidente colombiano.

“Me han informado que por la mañana han llegado amigos desde la República de Colombia, el presidente Uribe, a quien saludo con gran cariño igual que las delegaciones de todos los países. Tenemos 42 delegaciones acreditadas de los países con que Honduras tiene relaciones”, manifestó antes de hacer un llamado al pueblo hondureño y cambiar su tono sentimental por el que usó en campaña. A los representantes de Estados Unidos tampoco los mencionó.

Educación, primera orden

“Mel” inició la segunda fase de su intervención retomando una de sus propuestas de campaña en el tema de educación.

“Dijimos matrícula gratis para las escuelas y para los pobres. Aquí está mi ministro de Educación, el profesor Rafael Pineda Ponce, y mi ministro de Finanzas. Quiero dar la primera orden como Presidente electo por el pueblo. Hagan las proyecciones necesarias en el presupuesto que se le va a enviar al Congreso este mes para que ningún niño o joven tenga que pagar matrícula para ir a las escuelas públicas de Honduras. No es una gran cantidad, tal vez importante, pero sí podemos”.

/home/laprensa/imagenes/fotos/2006/interiores/2660.jpg

El vicepresidente Elvin Santos, junto a su esposa Belkis, fue recibido con aplausos.

El Presidente también manifestó que a partir de los próximos dos años, todas las escuelas públicas de Honduras van a tener computadoras.

Al referirse a los maestros, Zelaya destacó que iniciará un programa de reforma a la educación y para eso les pidió apoyo a los educadores a quienes también prometió respetarles sus conquistas salariales, pero con la necesidad de “discutir y concertar las cláusulas salariales progresivas” en mesas de negociación.

No más mineras

La segunda disposición tomada por el mandatario, y para la que le pidió al ministro de Finanzas, Hugo Noé Pino, su colaboración, es la creación de fondos de desarrollo para apoyar el agro y las micro, pequeña y mediana empresas de Honduras.

Otras de las disposiciones tomadas tiene que ver con que use el uno por ciento del presupuesto de la nación para crear el fondo de reforestación en Honduras.

“Para mis amigos que tienen contratos de aprovechamiento racional del bosque les voy a decir: el que corte un palo siembra otro para poder reforestar Honduras. Quiero también decirle a la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente que no quiero más permisos de explotación de minas de cielo abierto en Honduras”.

Energía y otro error

El dignatario hizo alusión a la situación de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, Enee, y reconoció la difícil situación económica que atraviesa.

“La Empresa Nacional de Energía Eléctrica está, en números, prácticamente quebrada. Está perdiendo cien millones de lempiras mensuales. Más de tres millones de lempiras diarios y 1,200 millones de lempiras al año. Tiene una deuda de 3,500 millones sin pagar y yo ya me he reunido con el ministro Juan Bendeck para decirle que tenemos que salvarla; pero lo vamos a hacer sin aumentar las tarifas porque el pueblo ya no aguanta más sobre su espalda. Tenemos que hacerlo con eficiencia y empezar a restar los costos de compra de energía”.

Sobre combustibles

Al aducir que seguirá las recomendaciones hechas por la Comisión de Notables con respecto al tema, Zelaya Rosales cambió el segundo apellido del cardenal Óscar Andrés Rodríguez a quien llamó Heredia, cuando realmente es Maradiaga.

A pesar del nuevo error, el mandatario prosiguió con su discurso y citó a reunión, el próximo 6 de febrero a las diez de la mañana, a los representantes de las compañías petroleras.

El cierre de la primera intervención de Zelaya como presidente se enfocó en ligeras percepciones de lo que serán las políticas en temas de seguridad, vivienda, aprobación de leyes y comercio exterior.

“Vamos con el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y la República Dominicana con Estados Unidos. Es la lucha de David contra Goliat pero la vamos a combatir y la vamos a sacar adelante.

Hay que saber que se van a deshacer las oportunidades de implantar monopolios y oligopolios o de mantener controles preferenciales.

Hoy, he hablado con el corazón sobre algunas cosas importantes que vamos a hacer mediante la propuesta del poder ciudadano”, concluyó.

Lo dijo

“Es una emoción singular la que se siente estar aquí viendo cómo el pueblo hondureño renueva las esperanzas. Es (Manuel Zelaya) una persona que estará muy vinculada al pueblo y a los grandes intereses de Honduras”.

Carlos Flores

Ex presidente de Honduras

Fuera de ceremonia

•“En este país es mejor sentirse presidente que serlo”, dijo Zelaya repitiendo una frase del político peruano Víctor Raúl Haya de la Torre cuando un periodista le preguntó qué sintió al levantarse y en el día de su toma de posesión.

•Mel se levantó relajado, no como el día de las elecciones. “Ése sí fue un día de altísima tensión porque estábamos ante el veredicto histórico del pueblo, hoy es un día que se desarrollará en forma pacífica y en armonía”.

•La ex primera dama, Alejandrina Bermúdez de Villeda Morales, presenció los actos de traspaso de mando presidencial sentada en una silla de ruedas. “Es magnífico, especialmente para el pueblo hondureño”, dijo.

•Mel ingresó al Estadio Nacional de Tegucigalpa, escenario de la ceremonia vestido de traje formal azul marino, corbata rojo y blanco, sombrero blanco hueso y botas vaqueras.

•Manuel Zelaya llegó al estadio con su característico sombrero de alas anchas, pero se lo quitó y entregó a un edecán antes de la ceremonia formal, para que el presidente del Congreso, Roberto Micheletti, le impusiera la banda.

•Muchas personas no tuvieron el gusto de ver al nuevo presidente asumir el mando ni la llegada de las distintas delegaciones al Estadio Nacional, porque a las diez de la mañana, la seguridad no les dio acceso aduciendo que ya no había cupo.

•Es el séptimo Presidente elegido por el voto popular en 25 años en Honduras, luego que los militares gobernaron entre 1956 y 1982.

Lea en la sección de País más información sobre este magno acontecimiento

La Prensa