Más noticias

Millonario despilfarro del Gobierno en propaganda

El gobierno del presidente Manuel Zelaya tiene una millonaria erogación diaria en gastos de propaganda.

El gobierno del presidente Manuel Zelaya tiene una millonaria erogación diaria en gastos de propaganda.

Ese dinero sostiene campañas para socializar decisiones tomadas sin consenso, como ocurrió con el cierre temporal del aeropuerto Toncontín y en la actualidad la masiva propaganda de la adhesión de Honduras a la Alternativa Bolivariana de las Américas, Alba.

La mayoría de hondureños no tiene idea de lo que cuesta un minuto en la televisión, 60 segundos en la radio o una página a color en los diarios de mayor circulación en el país. El gobierno de Zelaya ha contratado anuncios que salen en cada pausa comercial en las principales cadenas de televisión, programas de mayor audiencia en la radio y despliegues a todo color en los diarios.

Costos

En lo que respecta a los diarios, el valor de una página a color varía dependiendo de la circulación del medio. Por ejemplo, en los de menor circulación el precio varía entre 12 mil y 20 mil lempiras y en los de mayor tiraje el valor llega hasta más de 30 mil.

En televisión un minuto tiene un precio de 52 mil lempiras y en un programa de noticias en una radio de gran audiencia el valor es de tres mil lempiras. Por lo que se puede concluir que Casa de Gobierno gastó más de 100 mil (el spot duraba más de tres minutos) cada vez que salía la promoción del cierre del aeropuerto Toncontín en los principales programas de televisión hace unos meses.

Según un reciente estudio de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) y el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), Casa de Gobierno erogó en publicidad oficial más de cinco millones y medio de lempiras desde febrero a abril de 2008.

Según el monitoreo, la cantidad se distribuyó de la siguiente manera: diarios de circulación nacional, 927 mil 348 ; medios televisivos, cuatro millones 500 mil, y radio, más de 100 mil lempiras. Las cifras no contemplan la inversión del Gobierno en secciones deportivas, vallas publicitarias y pantallas gigantes.

Televisión

Los gastos onerosos los realiza el Gobierno en la pauta publicitaria para televisión. Tal y como sucedió con el anuncio de Toncontín, últimamente el presidente Zelaya socializa por ese medio la adhesión a la Alba, anuncio que aparece en la televisión en cada corte comercial, incluso, existen programas que no tienen más anuncios que los del Gobierno.

Si el anuncio de la Alba dura dos minutos y está pautado unas 10 veces en uno de los canales de mayor teleaudiencia del país, el Gobierno está gastando en publicidad gubernamental más de un millón de lempiras diarios, lo que sería al mes 31 millones 200 mil lempiras.

Meses atrás el diputado del Partido Nacional, Antonio Rivera Callejas, denunció en un programa de televisión ante miles de televidentes que el Poder Ejecutivo había erogado más de 40 millones de lempiras sólo en el anuncio del cierre de Toncontín. La denuncia no siguió su curso; no obstante, el Gobierno continúa con la misma estrategia del anuncio de Toncontín, ahora con la Alba.

"Exceso del Presidente"

El director ejecutivo del Consejo Nacional Anticorrupción, Juan Ferrera, aseguró que los monitoreos al gasto público continuarán, así como las liquidaciones del presupuesto.

"Los gastos en publicidad del Gobierno han sido un exceso del presidente Zelaya y sus más cercanos colaboradores. Ellos podrían darle una mejor recomendación y utilizarlos en los hospitales públicos que están sin medicamentos y sin atención", lamentó Ferrera.

Ferrera agregó que en ciertas campañas publicitarias (como la de la Alba) se habla en nombre de los pobres y "no es necesaria tanta publicidad si son proyectos que le convienen al país, parece más bien un adoctrinamiento, que quieren convencernos de cosas que el pueblo hondureño no cree, esa es mi percepción como ciudadano", puntualizó Ferrera.

De la misma manera, el analista político Enrique Ortez Colindres manifestó que las enormes cantidades de dinero que aparecen en el informe evidencian que ésa es la forma de mercadear un producto político. "Los medios de comunicación tienen una enorme influencia en el pueblo y como no le queda a la ciudadanía tiempo de reflexionar, meten las campañas a la fuerza como un refresco. Para mí hay movida política para conservarse en el poder o continuar en él", agregó Ortez Colindres.

Centralización

Según la última publicación del CNA "Censura sutil en Honduras", la centralización en el manejo de los fondos para la publicidad oficial de órganos estatales es objeto de controversia en el inicio de cada gobierno.

"En el caso del presidente Zelaya se da una combinación peculiar, puesto que el gobernante tiene un activo papel mediático, al tiempo que decidió centralizar el manejo de la partida publicitaria del Poder Ejecutivo en su secretario privado Raúl Valladares", ahora presidente de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, señala el informe.

En marzo de 2007 las mediciones de publicidad oficial en medios de comunicación por parte del Ejecutivo oscilaban en 20 por ciento para prensa escrita, 57 por ciento para radio y televisión, datos obtenidos en base al monitoreo efectuado para la realización del informe.

"Cabe resaltar una característica especial vinculada al estilo de gobernar de la actual administración, confrontada desde inicios de su gestión con los grandes medios de prensa, a quienes acusa de boicotear su mandato y de no informar con veracidad. La publicidad en estos medios no es abundante. Existe cierta inclinación a favor de pautar más en aquellos medios que considera afines a su política, gobierno y partido", revela el informe.

Mientras tanto, la publicidad gubernamental continúa en gran escala en los medios masivos de comunicación y no existe ninguna institución que los regule. Hace unos meses el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) adivirtió que podría actuar de oficio contra el Gobierno por el abuso en los gastos publicitarios para defender el cierre del aeropuerto Toncontín; sin embargo, hasta la fecha no existe ninguna denuncia formal al respecto.