Tegucigalpa, Honduras.

La capital de Honduras urge producir y distribuir dos metros cúbicos de agua por segundo, para paliar la problemática de agua potable que enfrentan los capitalinos.

Así lo advirtió el asesor en la materia, Luis Moncada Gross, quien diseñó las represas Los Laureles y Concepción hace más de 40 años, durante el cierre del taller internacional sobre Agua Potable, Saneamiento y Drenaje celebrado en Tegucigalpa, en el marco del Día Internacional del Agua.

Dentro del evento que se realizó del 29 de septiembre al 1 de octubre, convocado por la Red de Agua y Saneamiento de Honduras (Ras-Hon) se puso sobre la mesa de discusiones los retos del crecimiento urbano de Tegucigalpa dentro de la iniciativa de ciudades emergentes.

El agua se convierte en un tema prioritario y para dar respuestas a las necesidades de la población hay que salir a buscarla en aquellos lugares donde exista, señaló el experto.

En ese sentido, opinó que el trasvase desde la represa Nacaome que tiene buen caudal al sistema de distribución del embalse de La Concepción, se presenta como la solución.

“Se necesitan producir dos metros cúbicos de agua para la capital. La represa Nacaome es factible, solo se requiere de un tubo y unas cuantas bombas para esta línea de conducción” explicó Moncada Gross.


Retos y desafíos

Se estima que más del 50% de los capitalinos no disponen del servicio de agua potable, sobre todo, quienes habitan en los sectores altos.

Según el asesor, el Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA) en los últimos 20 años, no ha hecho nada por solventar la problemática.

Parte de los retos que le compete a las autoridades del gobierno central y local, es garantizar que haya agua para todos, calidad de servicio, equidad en cuanto a las tarifas, entre otros, recordó.

Además, debido al acelerado crecimiento demográfico se proyecta que para el 2040 el Distrito Central tendrá una población de más de tres millones de habitantes, pues uno de cada cuatro hondureños vivirá en la capital.

Las medidas para solventar la crisis se orientan a cumplir la Ley Marco de Agua Potable y Saneamiento, que concede a las municipalidades la administración del servicio, expuso.

Al respecto la Alcaldía Municipal trabaja en la preparación del reglamento que permitirá el traspaso del acueducto del SANAA a la comuna. Este contrato de carácter público-público deberá estar listo para diciembre próximo.