27/05/2024
12:01 AM

470 militares ya controlan farmacias de 10 hospitales

  • 17 junio 2015 /

San Pedro Sula, Honduras.

Militarizadas amanecieron las farmacias y almacenes de medicamentos de 10 hospitales del país y tres de los principales centros de salud.

Un equipo de 470 elementos del Ejército y la Policía Militar del Orden Público (PMOP) tomó control de los centros asistenciales en cumplimiento al anuncio realizado el martes por el presidente Juan Orlando Hernández.

La petición fue hecha por el mandatario el pasado martes y la instrucción fue intervenir y revisar el proceso de entrega de los medicamentos en cada una de las farmacias de los centros asistenciales.

Los hospitales en donde se hizo efectiva la presencia de los uniformados fueron el h ospital g eneral San Felipe y el Instituto Nacional Cardiopulmonar conocido como El Tórax. También el h ospital Mario Catarino Rivas en San Pedro Sula, el Regional de Occidente, el de Atlántida, el de Comayagua, Olancho y el Hospital del Sur en Choluteca. En cuanto al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), se intervino el Hospital de Especialidades del barrio La Granja en Tegucigalpa y el Hospital Regional del Norte Israel Salinas en San Pedro Sula.

Los centros de salud Alonzo Suazo, Odilón Renderos de la capital y el Miguel Paz Barahona también tuvieron presencia militar durante todo el día.

La fuerza militar estará presente durante toda la cadena de distribución de medicamentos a nivel nacional.

La tarea principal que tienen los elementos de la Policía Militar y del Ejército es resguardar y supervisar la entrada y salida de los medicamentos en los hospitales. La intervención es por tiempo indefinido.

En el caso del Rivas, la presencia de uniformados se amplió a las farmacias.
Ofrecen su apoyo

En San Pedro Sula, desde las 8:00 am, los militares que ahora están a cargo de custodiar los medicamentos y el personal que sea asignado por la Secretaría de Salud en esos lugares tomaron sus posiciones en las farmacias del Mario Catarino Rivas y el centro de salud Miguel Paz Barahona en San Pedro Sula.

Se informó que la labor de los militares será verificar los medicamentos existentes en cada almacén y farmacia, además de evaluar el proceso que cada una tiene para lograr que las medicinas lleguen a manos de los pacientes.

Merlín Fernández, presidente de la junta administrativa del Mario Rivas, opinó sobre la medida.

“Como hospital vamos a brindar el apoyo que sea necesario a la comisión interventora, pues todo lo que sea para mejorar la calidad de vida y de atención que reciben las personas que nos visitan es bienvenido”, expresó Fernández.

Las autoridades hospitalarias aún no saben con certeza cómo se va manejar la intervención o si será necesario hacer cambio de personal en las farmacias.

Foto: La Prensa

La orden presidencial implica la intervención de las farmacias, auxiliándose para ello de los militares, pero también incluye la llegada de personal que se encargará del manejo de los inventarios.
Las instrucciones que recibieron los militares es brindar seguridad y control de las personas que ingresan y salen de las farmacias y colaborar con los inventarios; además de poner personal de logística a disposición de la comisión.

Hace más de un año, en el Mario Rivas hay más de 100 elementos de la Policía Militar que son los que dan seguridad a los pacientes y al personal. También se llevaron 10 militares al centro de salud Miguel Paz Barahona.

Durante la intervención de las farmacias serán los militares y la comisión interventora los responsables de responder si se llegará a percibir fuga de medicamentos.

Otras ciudades

Emilson Hernández, miembro de Fusina en Copán, indicó que la misión de los uniformados es dar seguridad en el hospital y resguardar los medicamentos para evitar cualquier anomalía.

“Estamos resguardando el lugar, que haya orden y que se verifique que no haya pérdidas de medicamentos o anomalías”, aseveró el representante de Fusina.

Carmelina Martínez, presidenta del Sitramedhys seccional 2, lamentó la medida, ya que aseguró que se trata de una “intimidación para los empleados”.

“Deberían preocuparse por abastecer de medicamentos y materiales este hospital, y si algún empleado ha hecho algo ilícito, se debería comprobar”, apuntó.

En La Ceiba, la intervención también se cumplió.

“Nos reunimos con los militares y ya recibimos las instrucciones. Ellos (los militares) tendrán una acción social sobre el control de los recursos que tenemos en cada una de las unidades de salud”, informó Leda Amador, directora del Hospital Regional Atlántida.

El capitán Juan Pablo Rodríguez, encargado de Fusina en La Ceiba, manifestó que con la presencia militar en el hospital “no estamos estropeando a los pacientes, es una acción de apoyo a las autoridades de este centro asistencial”.

En la capital también fue militarizado el Almacén Central de Medicinas de la Secretaría de Salud.
Anunció que también incrementarán las medidas de seguridad en el interior de este sanatorio. Las áreas específicas que tendrán bajo control los militares son el almacén de medicamentos y la farmacia. También realizaron inspecciones a todas las glorietas cercanas al centro para ver si en ellas están a la venta medicinas que pertenecen al Estado.

Mientras la intervención de varios hospitales públicos a nivel nacional se desarrollaba rápidamente, el Hospital Escuela no tuvo presencia de los uniformados.

La rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), Julieta Castellanos, declaró que en el caso del centro no se ven las incidencias de fuga de medicamentos que ocurre en otros hospitales.

“Si el Gobierno valora que no tiene otros mecanismos para que el sistema de salud funcione, esperamos que funcione; pero el hospital tiene falta de medicamentos por falta de presupuesto. Aquí no hay fugas, aunque si el Gobierno lo decide no podemos oponernos”, dijo.