TEGUCIGALPA

Miles de hondureños que están en Estados Unidos bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS) se ven afectados ante el fallo que dio el lunes la Suprema Corte de ese país al negarles la solicitud de residencia permanente a los migrantes que están amparados con el estatus y que ingresaron en ese país de manera ilegal.

Juan Flores, presidente de la fundación 15 de Septiembre, que representa a la comunidad hondureña en Estados Unidos, dijo que la decisión ha sido un “duro golpe” para los tepesianos de diferentes nacionalidades. Estimó que de los 44,000 hondureños que están adscritos al TPS, apenas entre el 2 y 3% llegaron a los Estados Unidos de manera legal, es decir, que más de 42,000 compatriotas no podrán solicitar la residencia permanente.

La comunidad de inmigrantes no se quedará con los brazos cruzados y revisarán las opciones para seguir en el país que por décadas han vivido, dijo Flores. Recordó que el año pasado presentaron la petición de un nuevo TPS basado en la Ley de Migración (INA244).

La petición se hizo el 4 de diciembre de 2020, pero todavía no se ha tenido respuesta. De aprobarse la ley, según Flores, beneficiará a muchos hondureños en ese país. “Hemos hecho dos marchas y estamos programando una tercera, hoy por hoy esto salvaría a miles de hondureños que muchos están con órdenes de deportación”, dijo.

También tiene esperanzas en las promesas del presidente Joe Biden sobre las reformas migratorias. Indicó que una de ellas es la legislación, aprobada en marzo con el voto a favor de nueve republicanos, que puede abrir la senda a la residencia legal, y eventualmente a la ciudadanía para 2.5 millones de inmigrantes, incluidos los amparados bajo el TPS y los jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo niños. Pero no hay señales de que el proyecto de ley pueda aprobarse en la Cámara Alta.