Expresidente "Pepe" Lobo llega al MP para pedir que lo sigan investigando

Estados Unidos vetó recientemente el ingreso del expresidente de Honduras por presuntos sobornos del narcotráfico.

El expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa llega al Ministerio Público en Tegucigalpa. Foto AFP
El expresidente hondureño Porfirio Lobo Sosa llega al Ministerio Público en Tegucigalpa. Foto AFP

Tegucigalpa, Honduras.

El expresidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), llegó la mañana de este lunes a las instalaciones del Ministerio Público (MP) para solicitar que lo continúen investigando, al tiempo que aseguró que es inocente de los señalamientos por parte del secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

El funcionario estadounidense informó el pasado 20 de julio sobre la cancelación de la visa al exmandatario hondureño porque "durante su Gobierno aceptó sobornos de la organización narcotraficante ´Los Cachiros´ a cambio de favores políticos".

"Vengo al Ministerio Público, tal y como lo hice en 2017, para que se me continue investigando, no tengo por qué huir de la ley, ya que no debo nada. Todos sabemos que en Honduras los presidentes no otorgan contratos, sino los ministros, tampoco he sido sobornado por delincuentes, ellos son mis enemigos", aseveró Lobo Sosa.

Relacionada: EEUU sanciona por corrupción al expresidente hondureño Pepe Lobo y su esposa

"Pepe" Lobo declaró que regresar a los Estados Unidos no es su problema, pues argumentó que al haber sido presidente de Honduras, "el pueblo tiene derecho a saber la verdad".

PEPE 7(1024x768)
"Pepe" Lobo reiteró que es inocente y que nunca ha sido sobornado por narcotraficantes. Foto AFP

También desmintió al jefe de la diplomacia estadounidense, remarcando que "Antony Blinken está mintiendo, todo lo que dice es falso, "ahora resulta que declaran culpable a una persona sin haber sido vencida en un jucio", dijo.

El expresidente llegó al Ministerio Público acompañado de su defensa legal y su hijo Jorge Lobo. También indicó que sus abogados en Estados Unidos han acudido en reiteradas ocasiones a la Fiscalía para rendir cuentas de los señalamientos, al tiempo que insistió que "cualquier colaboración que necesiten estoy a la orden de los investigadores".

Lista Engel

En el marco de la ofensiva del Gobierno de Joe Biden contra la corrupción en Centroamérica, Estados Unidos vetó la entrada al país al expresidente hondureñ debido a sus presuntos nexos con el narcotráfico.

Lobo, su esposa Rosa Elena Bonilla Ávila y su familia directa no son elegibles para ingresar a Estados Unidos "por participación en corrupción significativa", afirmó el secretario de Estado, Antony Blinken.

Lobo ha rechazado tajantemente esas acusaciones. Su esposa, en tanto, fue sentenciada en septiembre de 2019 a 58 años de cárcel por malversación y fraude, pero en marzo de 2020 un tribunal hondureño anuló el fallo señalando errores en el proceso y mandó repetir su juicio.

También: "Mi padre ha sido víctima": hijo de expresidente Lobo reacciona a sanción

La fiscalía la había acusado de depositar en su cuenta personal unos 500,000 dólares de fondos públicos del despacho de la primera dama horas antes de que Lobo entregara la presidencia.

La prohibición de visitar Estados Unidos también alcanza a los familiares directos de la exprimera pareja hondureña, que según el comunicado, incluyen a su hijo Fabio Porfirio, su hija Ambar Naydee y su hijo menor de edad.

El Departamento de Estado ya había incluido al expresidente Lobo y a su mujer en un grupo de funcionarios y exfuncionarios centroamericanos "corruptos y antidemocráticos", conocido como Lista Engel y divulgado a principios de mes.

La administración Biden considera que la corrupción es un factor que impulsa la migración irregular hacia Estados Unidos, un fenómeno que se ha agudizado en los últimos meses con la llegada a la frontera sur del país de cientos de miles de centroamericanos.

"Estas designaciones reafirman el compromiso de Estados Unidos de combatir la corrupción y indiferencia por el Estado de derecho que obstaculiza el progreso en Honduras", afirmó Blinken.

La Prensa