Los tres mejores presidentes de Honduras, según historiadores

Por su gestión y habilidades administrativas, analistas consideran que Marco Aurelio Soto, Juan Manuel Gálvez y Ramón Villeda Morales fueron los mandatarios más sobresalientes.

Marco Aurelio Soto, Juan Manuel Gálvez y Ramón Villeda Morales son considerados los mejores presidentes de Honduras.
Marco Aurelio Soto, Juan Manuel Gálvez y Ramón Villeda Morales son considerados los mejores presidentes de Honduras.

SAN PEDRO SULA

Por su liderazgo, gestión económica, autoridad moral, relaciones internacionales, habilidades administrativas, visión y desempeño, hay tres presidentes de Honduras que -en criterio de especialistas consultados- son los mejores de la historia desde que la figura surgió en 1839.

Economistas, historiadores y docentes coinciden en que Marco Aurelio Soto, Juan Manuel Gálvez y Ramón Villeda Morales son la excepción a decenas de mandatos marcados por desaciertos e incontables fracasos que se reflejan en las condiciones actuales del país.

El conteo, pese a estar basado en percepciones, busca destacar algunas de las políticas impulsadas por los mandatarios, mismas que más tarde se convertirían en un parteaguas de una sociedad en la constante lucha por alcanzar su desarrollo.

Marco Aurelio Soto Martínez

Tegucigalpa, 1846-1908, París. Se licenció en Derecho por la Universidad de San Carlos Borromeo en Guatemala. Su incursión en la política comenzó en el vecino país, donde fue nombrado síndico de la municipalidad de Guatemala, secretario de Gobernación, Justicia, Negocios Eclesiásticos, Institución Pública y Relaciones Exteriores.

En 1876 fue nombrado presidente de Honduras. Durante su mandato, impulsó el ferrocarril interoceánico que vinculó las dos costas del país y reactivó la minería hondureña, en decadencia desde finales del siglo 18, convirtiéndose el país en exportador de plata a escala mundial.

Fundó el Archivo y Biblioteca Nacional, la Dirección General de Estadística, el Correo Nacional y la Casa Nacional de la Moneda, la Escuela de Telegrafistas, las escuelas normales de Comayagua y Tegucigalpa y el Hospital General de la capital.

Creó un nuevo programa educativo en el país organizando la enseñanza primaria, secundaria y profesional, inspirado en el modelo europeo. Para ello, contrató a docentes españoles para impartir clases en Honduras, reorganizó la Universidad Central de Tegucigalpa y se emitieron nuevos estatutos convirtiéndola en la Universidad Nacional de Honduras.

Gobernó hasta 1883 luego de verse obligado a dejar el poder, al no compartir los planes de reunificación política de Centroamérica del presidente guatemalteco Justo Rufino Barrios, quien por la vía armada deseaba restablecer la hegemonía de su país sobre el resto del istmo.

Juan Manuel Gálvez Durón

Tegucigalpa, 1887-1972.Obtuvo el título de Licenciado en Jurisprudencia y Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Honduras. En 1948 fue designado por el Partido Nacional como candidato presidencial, en detrimento de Tiburcio Carías Andino, anterior presidente y fundador de la citada formación política. Asumió el cargo un año más tarde.

Durante su mandato acometió la tarea de modernizar las endebles estructuras estatales del país, iniciando una política de reestructuración del aparato político que redundó en la mejora de las libertades cívicas, duramente reprimidas en la época de Carías Andino.

Gálvez fomentó la modernización del Estado y la economía del país con medidas que incluyeron la creación del Banco Central de Honduras, Banco Nacional de Fomento, el impuesto sobre la renta y la oficialización del uso del lempira como moneda nacional. El mayor desafío al que tuvo que enfrentarse fue la huelga de 1954.

En noviembre de ese mismo año, se vio obligado a dejar la presidencia debido a problemas de salud, por lo que cedió al hasta entonces vicepresidente Julio Lozano Díaz.

En 1956, ya recuperado de sus dolencias, volvió a retomar su puesto presidencial, cargo que compaginó con el de presidente de la Corte Suprema de Justicia.

No obstante, apenas un mes desde su regreso, le sorprendió un golpe de Estado militar, que le obligó a abandonar el poder.

José Ramón Adolfo Villeda Morales

Ocotepeque, 1908-1971, Nueva York. Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Nacional de Honduras y con especialidad en Pediatría por la Universidad Humboldt de Berlín. Bajo su mandato, que abarcó de 1957 a 1963, se estableció la seguridad social para los trabajadores hondureños y se auspició la elaboración de una nueva legislación laboral.

Puso en marcha, con la ayuda de la “Alianza para el Progreso”, del presidente estadounidense John F. Kennedy, una serie de reformas y logró institucionalizar un aparato estatal de servicios públicos referidos a educación, salud y vivienda. Sufrió un golpe de estado en octubre de 1963 y buscó asilo en Costa Rica.

La Prensa