Unah presenta recurso contra ley de las zede por transgredir autonomía

Específicamente, el artículo 34 de la normativa indica que las zede deberán establecer sus propias políticas educativas en todos los niveles.

De no haber presentado el recurso “seríamos cómplices”, afirmó rector de la Unah.
De no haber presentado el recurso “seríamos cómplices”, afirmó rector de la Unah.

TEGUCIGALPA

La Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia se apresta a analizar el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) en contra de las zonas de empleo y desarrollo económico (zede).

Para que el recurso de la Unah sea admitido deberá cumplir con una serie de requisitos exigidos por la Ley sobre Justicia Constitucional, entre ellos, el señalamiento de la ley o algunos de sus preceptos, cuya declaración de inconstitucionalidad se pretende.

En el caso de la Unah se presentó la petición contra el artículo 34 de la Ley Orgánica de las zede porque transgrede el mandato constitucional del Consejo de Educación Superior (CES).

Esta normativa indica que las zede deberán establecer sus propias políticas educativas y curriculares en todos los niveles, llevándose de encuentro la autonomía de la que goza la Unah. “Ya se habían enviado recursos, pero no específicamente por el artículo 34. Este artículo es en lo que concierne a la educación”, explicó Francisco Herrera, rector de la Unah.

Añadió que el recurso contra las zede cumple a cabalidad con todas las exigencias y explicó que surgió luego de un intenso análisis jurídico.

“Nos sentimos en la obligación de interponer este recurso ya que también tenemos el derecho”, expresó. Al mismo tiempo aseguró que como rector universitario se ve obligado a defender la Constitución de la república y solicitó que el recurso sea admitido y resuelto con prontitud.

Herrera explicó que el recurso contiene indicios que el artículo 34 de la Ley Orgánica de las zede transgrede el mandato constitucional del Consejo de Educación Superior (CES) y la misma carta magna.

La Prensa