Honduras y Guatemala niegan que vayan a militarizar sus fronteras

México respondió a EUA que desde hace dos meses tiene más de 12,000 elementos en la frontera.

Desde hace varios años hay 7,000 elementos de la seguridad nacional asignados a las fronteras en las operaciones Maya-Chortí y Lenca-Sumpul en coordinación con sus similares de Guatemala y El Salvador.
Desde hace varios años hay 7,000 elementos de la seguridad nacional asignados a las fronteras en las operaciones Maya-Chortí y Lenca-Sumpul en coordinación con sus similares de Guatemala y El Salvador.

Tegucigalpa, Honduras.

Pese a que Honduras mantiene desplegados vigentemente a 7,000 efectivos de la Policía Nacional en las fronteras que representan el 15% del total de la seguridad nacional, más de 137,000 connacionales fueron capturados en los últimos siete meses mientras intentaban ingresar a Estados Unidos de manera ilegal

Las cifras de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) reflejan que cuando de emigrar se trata, nada detiene a los hondureños que salen con esa idea en mente.

LEA: "No podemos restringir la migración": embajador de Honduras en Washington

El secretario de Defensa, Fredy Santiago Díaz, dijo que el Gobierno de Honduras sumaría a más miembros de la seguridad nacional en las fronteras en caso de ser requerido con el objetivo de frenar la emigración de connacionales hacia Estados Unidos.

“Nos queda hacer un análisis correcto de la situación para incrementar más tropas si es necesario”, puntualizó.

Díaz mencionó que las acciones a petición de la administración de Joe Biden significarán un respaldo económico para poder concretar lo previsto.

“Esa fue una de las promesas de las pláticas, que se necesita más apoyo para el cumplimiento de aquellas tareas que se hacen para contrarrestar lo ilícito”, expresó.

Concretamente, Honduras mantiene dos fuerzas internacionales para frenar la emigración: con Guatemala Maya-Chortí y con El Salvador Lenca-Sumpul.

Países han colaborado

Estados Unidos señaló ayer que México y los países del Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras) ya han colaborado en el pasado en “desalentar la migración irregular”, que consideró un “desafío compartido”.

“Los países han desplegado personal de seguridad, funcionarios de migración y otros funcionarios involucrados en la gestión de la migración para hacer frente a este desafío compartido”, dijo un portavoz de la Casa Blanca, después de que Guatemala y Honduras negaran haber alcanzado un acuerdo reciente en esa materia con la Administración del presidente de EUA, Joe Biden.

El portavoz, que habló bajo la condición del anonimato, puntualizó que “los Gobiernos de Estados Unidos, México y el Triángulo Norte han trabajado en estrecha colaboración para implementar medidas de migración colaborativas para desalentar la migración irregular”, sin confirmar o descartar la existencia de un reciente convenio.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, anunció el lunes en su rueda de prensa diaria que EUA había llegado a acuerdos con México, Honduras y Guatemala para que movilicen a miles de militares y policías en sus fronteras.

El Gobierno de Biden negoció en las últimas semanas con representantes de esos tres países que se “comprometieron a aumentar la seguridad” en sus respectivas fronteras, dijo Psaki.

Según la portavoz, México mantendrá 10,000 efectivos en su frontera sur, Guatemala aumentó en 1,500 el personal policial y militar en el linde con Honduras, y ese último país prometió destinar 7,000 efectivos.

Pero México aclaró también que ya ha desplazado desde hace “más de un mes” a 12,000 personas, entre soldados, agentes migratorios y otros funcionarios, para frenar la ola migratoria y especialmente el tráfico de menores de edad.

Por su parte, el embajador de Honduras en Washington, Luis Suazo, dijo que “no ha habido ningún tipo de acuerdo (con Washington) sobre militarizar las fronteras”.

El diplomático puntualizó que los supuestos acuerdos entre EUA, México, Honduras y Guatemala para movilizar militares y policías en sus fronteras “son incorrectos y no existen”.

La Prensa