Exponen murales de artistas a través del proyecto "Honduras en colores"   

Es un proyecto que busca darle vida a varios municipios del país.

Esta es una de las variadas pinturas que se pueden observar en Comayagua.
Esta es una de las variadas pinturas que se pueden observar en Comayagua.

Tegucigalpa, Honduras.

El arte y la cultura se mezclan en hermosas pinturas plasmadas en las paredes de varios municipios que forman parte del proyecto "Honduras en colores".

El objetivo principal de esta iniciativa es promover la cultura y tradiciones de las comunidades, combinando el arte con la historia de las zonas donde se realizarán las pinturas que vendrán a embellecer aún más los lugares intervenidos.

“A través del arte y de la expresión de los murales estamos promoviendo por un lado el turismo, y por otro lado el arte. Estamos tratando de que los artistas tengan algo que hacer en esta época de la pandemia, que ha sido difícil”, manifestó Luis René Suazo, secretario de Comunicaciones y coordinador de Marca País Honduras.

Por su parte, Ángel Fajardo, director de Marca País Honduras, explicó que previamente a la realización de las obras se hace un estudio para que la pintura plasme la historia, cultura, gastronomía, agricultura y tradiciones del lugar, posteriormente se hacen dos diseños para que la población pueda votar en las redes sociales por la obra que más los identifique.

"Honduras en colores" surge con la idea de embellecer los municipios, actualmente se está llevando a cabo un proyecto piloto en 21 municipios de Comayagua y posteriormente se continuará en todos los departamentos del país.

Fajardo detalló que esta iniciativa también impulsa a los artistas locales, quienes participan en el diseño y pintura de las obras, varias de las cuales serán inauguradas durante la Semana Mayor.

Los primeros murales fueron plasmados en varios municipios de Comayagua, entre los que se pueden mencionar San Sebastián, Lamaní, Ajuterique, Lejamaní y Humuya, donde las coloridas obras se han vuelto uno de los principales atractivos de sus respectivas zonas.

En San Sebastián el mural plasma el café, ya que este municipio es reconocido por su taza de excelencia, además, incluye los patrones de las alfombras de aserrín característicos de Semana Santa y resalta la economía agrícola del lugar, con un agricultor frente al cielo azul del pueblo.

En Lamaní, por ejemplo, la obra representa la noche del carnaval que se celebra después de una toreada, también resaltan las decoraciones, artículos y los juegos pirotécnicos que siempre sobresalen en sus ferias.

El mural toma su inspiración de la fiesta ganadera del municipio de Lamaní, ya que en la zona es lo más esperado por los ganaderos, un rubro que alimenta el valle. El azul oscuro representa la noche de pirotecnia de celebración y magia, mientras que la explosión en tonos naranja representa la fuerza del toro y es de esta manera que el animal tiene todo el protagonismo.

Hablar de Lejamaní es remontarnos a su historia y perdernos en sus calles, ya que en sus fachadas con acabados de arquitectura republicana podrán darse cuenta que gran parte de su magia está en sus tradiciones religiosas, y es que los mayordomos, personas de avanzada edad, aún son los defensores de estas herencia, es por eso que en este mural los colores acompañan una fiesta religiosa que lleva por nombre “El Guancasco”, fiesta que es la unión de paz entre dos pueblos.

Doña Elena, la señora que fue seleccionada por su avanzada edad, 102 años, porta una chalina, accesorio que usan las señoras para ir a misa o a las fiestas patronales. También se incluye el baile del Gigante, que es una de las tres obras de origen español que se realiza en el municipio.

En Ajuterique el mural está inspirado en la eterna fiesta, en la música, teniendo en cuenta que es el pueblo con más bandas musicales de todo el país y con una herencia musical incalculable.

Entre los habitantes el mural toma su fuerza en estos colores y formas que se crean e interactúan entre sí, creando un abanico amplio de posibilidades, con instrumentos como la trompeta, el saxofón y el caparazón de tortuga que le dan el ritmo y sabor a las canciones.

Es así que este proyecto busca darle vida a varios municipios del país a través de la exposición de murales realizados por artistas hondureños.

La Prensa