Honduras reporta 15 nuevas muertes por coronavirus

Según el Sinager, hoy también se registraron 1.035 personas hospitalizadas, de las que 820 presentan un cuadro estable, 168 están graves y 47 en unidades de cuidados intensivos.

Tegucigalpa, Honduras

La cifra de muertos en Honduras por covid-19 subió este miércoles a 3.406 y la de contagios a 136.898, informó el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

El organismo estatal indicó en un comunicado que hoy han sido confirmados 15 nuevos fallecimientos, con los que ya suman 3.406.

Además, de 2.674 nuevas pruebas de laboratorio PCR, 830 dieron positivo, con las que el número de contagios, desde marzo de 2020, aumentó a 136.898.

Según el Sinager, hoy también se registraron 1.035 personas hospitalizadas, de las que 820 presentan un cuadro estable, 168 están graves y 47 en unidades de cuidados intensivos.

Diversas fuentes médicas reiteraron hoy que en las últimas tres semanas de diciembre hubo un "relajamiento" en la población, lo que provocó que se hayan disparado los casos de contagios en lo que va de enero.

Los contagios en lo que va de 2021 superan los 10.000, cifra que estaría por encima de los registrados en los meses de mayor incidencia en 2020, que fueron junio y julio, según fuentes de la Secretaría de Salud.

Aunque algunos sectores, incluidos médicos que están al frente de la pandemia en hospitales públicos, consideran que el país centroamericano debe volver a un confinamiento general para controlar la pandemia, empresarios del sector privado creen que esa medida no es conveniente porque la débil y golpeada economía por la covid-19 iría a la ruina total.

Muchos hondureños siguen desoyendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias y otras instituciones públicas y privadas de que pongan en práctica todas las medidas de bioseguridad recomendadas para frenar la propagación de la pandemia.

Adicional a eso, hay hospitales públicos del país, principalmente de zonas remotas, como el de Puerto Lempira, en el departamento de Gracias a Dios, al este hondureño, en el Caribe y fronterizo con Nicaragua, que están enfrentando problemas como la falta de personal y de equipo que se requiere para su buen funcionamiento.

La situación es difícil para esa región pantanosa que, además de remota, solamente se puede acceder por aire, mar o los ríos que la cruzan.

El nosocomio es el único en todo el departamento de Gracias a Dios, en el que viven unas 100.000 personas que pertenecen a varios grupos étnicos como misquitos, zumos, ramas y garífunas. EFE

La Prensa