El BM presta 150 millones a Honduras para recuperación tras Eta y Iota

Estos recursos son para gestionar la reconstrucción y recuperación resiliente e inclusiva luego de desastres.

VER MÁS FOTOS
Los recursos se destinarán a la rehabilitación y reconstrucción de alrededor de 200 infraestructuras públicas y comunitarias prioritarias, la restauración y mejora de servicios públicos como energía, agua, educación y salud para 800.000 personas, con procesos participativos para asegurar la inclusión.
Los recursos se destinarán a la rehabilitación y reconstrucción de alrededor de 200 infraestructuras públicas y comunitarias prioritarias, la restauración y mejora de servicios públicos como energía, agua, educación y salud para 800.000 personas, con procesos participativos para asegurar la inclusión.

Tegucigalpa, Honduras

El Banco Mundial (BM) anunció este sábado un préstamo por 150 millones de dólares para respaldar la respuesta de emergencia y las necesidades de recuperación de Honduras tras los daños que dejaron las tormentas tropicales Eta y Iota.

Estos recursos buscan fortalecer, además, la capacidad institucional del país centroamericano para gestionar la reconstrucción y recuperación resiliente e inclusiva luego de desastres, indicó el banco multilateral en un comunicado.

"El Banco Mundial respondió con prontitud a la solicitud de Honduras por recursos financieros para la rehabilitación y reconstrucción después de la devastación causada por los huracanes Eta y Iota", informó, por su parte, el ministro hondureño de Finanzas, Marco Midence.

Señaló que el apoyo será "clave para el Plan de Reconstrucción Sostenible, que incluye la atención a las familias afectadas y la recuperación de la infraestructura vial y productiva".

El crédito financiando por la Asociación Internacional de Fomento (AIF) tiene un vencimiento final de 30 años, incluido un período de gracia de cinco.

Severos daños

El proyecto de emergencia para la recuperación tras los severos daños que causaron los dos fenómenos naturales financiará programas de ayuda y respuesta inmediata para poblaciones en las comunidades más afectadas por las lluvias e inundaciones, según el BM.

Los recursos se destinarán a la rehabilitación y reconstrucción de alrededor de 200 infraestructuras públicas y comunitarias prioritarias, la restauración y mejora de servicios públicos como energía, agua, educación y salud para 800.000 personas, con procesos participativos para asegurar la inclusión.

Además, la prestación de servicios de auxilio y respuesta de emergencia a 100.000 personas, la distribución de alimentos y ayuda a 72.000 personas, mientras que dos centenares de autoridades recibirán capacitación para mejorar su capacidad para administrar la recuperación tras desastres.

Respuerta rápida

"Este proyecto de emergencia es una respuesta rápida para ayudar a atender las necesidades urgentes de los hondureños más afectados por los daños causados por los devastadores huracanes", señaló en la nota el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Carlos Felipe Jaramillo.

Aseguró también que el proyecto se suma a "continuo apoyo en áreas clave para el desarrollo de Honduras, incluyendo la competitividad rural, la protección social, la educación y la seguridad hídrica y alimentaria, para ayudar a reconstruir mejor en beneficio de todos los hondureños”.

Eta, a inicios de noviembre, e Iota, dos semanas después, azotaron a Honduras y otros países de Centroamérica con una magnitud de impacto comparable a la del huracán Mitch, en 1998.

Según estimaciones oficiales, los fenómenos afectaron a más de 4,5 millones de personas, 99 personas murieron y más de un millón fueron evacuadas, de ellas unas 96.000 continúan en albergues temporales.

El Gobierno de Honduras lleva a cabo una evaluación de daños y pérdidas por Eta e Iota, con el apoyo de la comunidad internacional, incluido el Banco Mundial.

Durante 2020, el Banco Mundial ha apoyado a Honduras con 139 millones de dólares para ayudar en la respuesta del país a la emergencia derivada por la covid-19.

Además, aprobó 30 millones de dólares para mejorar la calidad de los servicios de educación preescolar, 45 millones para los servicios de suministro de agua en municipios urbanos y otros 70 millones para servicios de agua en el Corredor Seco de Honduras. EFE

La Prensa