En febrero harán ensayos para que los estudiantes retornen a las aulas

Las pruebas se realizarán en zonas donde no hayan casos reportados de covid-19 y que los centros tengan las condiciones.

Tegucigalpa, Honduras.

Las autoridades de la Secretaría de Educación trabajan en el plan de retorno seguro a los centros educativos para el próximo año; sin embargo, no hay fecha de cuándo los educandos regresarán a las aulas de clases, pues dependerá de la curva de casos de covid-19.

El plan establece que el retorno será semipresencial y escalonado para evitar hacinamiento en las aulas, se harán programaciones semanales o por día, para que un grupo de estudiantes pueda asistir de manera presencial, mientras otros grupos reciben las clases en modalidad virtual.

La propuesta de los organismos internacionales indica que primero deben retornar los educandos de los grados superiores y después los de los de los grados inferiores, desde media hasta prebásica; pero dependerá de las condiciones y las prioridades educativas.

1.9
Millones de alumnos
Se matricularon en el sistema educativo en 2020, analistas estiman que la cifra de estudiantes podría bajar e próximo año un 40%.

Aún analizan los días que los niños recibirán las clases presenciales, ya que eso dependerá de la cantidad de alumnos que hay en cada centro educativo.

Antes de ejecutar el plan prevén desarrollar ensayos en centros que estén aptos y en zonas donde no se hayan reportado casos de covid-19, dijo a LA PRENSA Johnny Varela, asesor de la Secretaría de Educación.

“Probablemente entre febrero y marzo del próximo año trataremos de hacer ciertas pruebas que nos permitan ir valorando cómo podemos irnos expandiendo para lograr que la mayor cantidad de centros educativos comiencen a reabrir”, dijo.

El Sistema Nacional de Gestión de Riegso (Sinager) dará a conocer a la Secretaría los lugares donde no hay casos, para que a finales de febrero se logren desarrollar las pruebas. “Tenemos que acelerar el próximo año para que podamos retornar a esa semipresencialidad con los niños; porque entre más distanciamiento tengamos de ese nuevo retorno a clases, tendremos mayor impacto en calidad y aprendizaje, entonces para el país es urgente poder hacer ese retorno escalonado dentro de esa semipresencialidad”, apuntó Varela.

El proceso se hará bajo un estricto mecanismo de bioseguridad y estamos trabajando para ponerlo en marcha

Arnaldo Bueso, ministro de Educación


Además de la curva de casos, el retorno a los salones está sujeto a las condiciones de infraestructura que presentan las escuelas y colegios, es decir, al acceso a servicios básicos, como agua potable y los servicios hidrosanitarios, y que la Secretaría dote a los estudiantes y docentes con suministros de bioseguridad.

Alumnos afectados

Las tormentas Eta y Iota que causaron graves daños en el país, especialmente en la zona norte, destruyeron 534 centros educativos, la mayoría de Cortés, Francisco Morazán, El Paraíso, Atlántida, Colón, Santa Bárbara y Ocotepeque.

Dejaron afectados a 100,397 alumnos de los tres niveles educativos, y de acuerdo con los lineamientos, esos estudiantes serán promovidos al siguiente grado, aunque no hayan logrado el nivel satisfactorio.

En Cortés fueron afectados 32,686 alumnos, en Francisco Morazán 29,975 y 10,884 de El Paraíso. Otros 10,921 son de Colón y 10,578 de Atlántida, el resto son de los demás departamentos, excepto de Islas de la Bahía, Intibucá y Yoro. En esos departamentos no se registraron escolares afectados.

LC clases 141220(1024x768)

La Prensa