Sor María Rosa, abnegada madre que cobijó y educó a miles de niños hondureños

La religiosa reconocida dentro y fuera del país como una de las personas que más ha trabajado por la niñez está en estado crítico.

Sor María Rosa es conocida por su loable labor, tanto nacional como internacionalmente.
Sor María Rosa es conocida por su loable labor, tanto nacional como internacionalmente.

Tegucigalpa, Honduras.

Sor María Rosa Leggol nació en Puerto Cortés el 21 de noviembre de 1926 y a temprana edad perdió a sus padres y quedó a cargo de sus padrinos.

Ese dolor la motivó a abrir su corazón a los niños y darles un hogar digno.

Desde muy joven decidió ingresar en el hogar de niñas de las hermanas franciscanas en Comayagua. Recibió sus votos religiosos en 1949 cuando tenía 22 años de edad en la Congregación de las Hermanas Escolares Franciscanas de la Provincia Latinoamericana en Milwaukee, Wisconsin, Estados Unidos.

La experiencia de quedar huérfana a temprana edad la motivó a soñar con formar en mejores condiciones a los niños en circunstancias difíciles, abandono, orfandad, abuso y vulnerabilidad, entre otros.

LEA: BID y Japón donan 1 millón de dólares a Honduras y El Salvador

Fue así que con el apoyo de varias personas altruistas en que fundó en 1966 la Sociedad Amigos de los Niños, institución sin fines de lucro que a través de cinco décadas ha albergado a mi les de niños.

Sor María Rosa, también es popularmente llamada cómo la Madre Teresa de Centroamérica, siendo un ícono en Honduras y también reconocida afuera de nuestras fronteras por su labor en pro de la niñez por más de 70 años.

ad-sormaria-151020(800x600)
ejemplar. Sus proyectos siguen sirviendo a la niñez, la juventud, la familia y comunidades.

La religiosa ha impulsado una gran cantidad de proyectos asistenciales que hoy en día continúan sirviendo a la niñez, la juventud, la familia y comunidades, con el fin de mejorar su calidad de vida para que sean la base de una sociedad más justa.

Por esta labor humanitaria, sor María Rosa ha sido acreedora de varios reconocimientos a nivel nacional, como el premio a la Buena Samaritana, reconocimiento honorífico de la Universidad de Saint Francis Xavier de Antigonish Canadá, el Gobierno de Honduras emitió una estampilla postal nacional en honor a su enorme esfuerzo a favor de la niñez.

Su vida de misionera la ha colocado como la pionera en el país en desarrollar modelos de protección integral de la niñez y adolescencia, reinserción familiar y comunitaria.

A sus 93 años y a pesar de la pandemia y sus problemas de salud, la religiosa siguió al tanto de todo lo que pasaba en la organización, sus programas sanitarios, educativos y otras funciones en pro de los niños.


Está delicada

Actualmente, sor María Rosa está en la capital adonde se encuentra internada debido a complicaciones en su salud. El cardenal óscar Andrés Rodríguez la visitó el martes para brindarle los santos óleos y pedir por su recuperación.

Ayer la Sociedad Amigos de los Niños, organización sin fines de lucro que fundó en 1966, informó que la admirada religiosa franciscana hondureña está en estado crítico de salud.
A través de un comunicado, se notificó que Sor María Rosa ha tenido un año muy difícil con varias recaídas en su salud desde marzo. La Sociedad Amigos de los Niños pidió unirse en oración por la paz de la religiosa en este momento de su vida. El martes hubo una vigilia para orar por su pronta mejoría.

La Prensa