Hace 20 días se rompió barda industrial en el río Motagua

Guatemala admitió que sus problemas técnicos llenan de basura la bahía de Omoa

La barda industrial de color naranja se rompió por el aumento de la corriente y a que arrastra troncos.
La barda industrial de color naranja se rompió por el aumento de la corriente y a que arrastra troncos.

Tegucigalpa, Honduras.

La reunión entre autoridades de Honduras y Guatemala para abordar la problemática por las toneladas de basura que llegan por el río Motagua a las costas de Omoa y Puerto Cortés se llevó a cabo ayer en El Quetzalito, Puerto Barrios.

La comisionada presidencial del río Motagua, Lilian Rivera, dijo que Guatemala reconoció que han tenido problemas técnicos con la barda industrial que contenía los desechos en la desembocadura del río Motagua.

“Prácticamente la barda se les rompió desde hace 20 días. Tardó 20 días en llegar ese impacto -la basura- a nuestro territorio)”.

Se planteó la pronta reactivación de la barda industrial, misma que por el aumento del caudal en la cuenca, recientemente, sufrió daños provocados por troncos de árboles que la corriente ha arrastrado, así como por la gran cantidad de residuos que los afluentes llevan al río.

“Seguimos con el mismo mensaje contundente de que se tomen medidas de mitigación a corto plazo, las cuales deben ser orientadas a otros esquemas como ser el manejo de los residuos sólidos en toda la cuenca del río Motagua dentro de Guatemala con rellenos sanitarios. Casi todo el país atraviesa el río”, afirmó Rivera.

La funcionaria que participó en el encuentro junto con el ministro por ley de Recursos Naturales y Ambiente (MiAmbiente+), Elvis Rodas, y el alcalde de Omoa, Ricardo Alvarado, afirmó que “como país estamos obligados a cuidar nuestros recursos marinos y costeros. Nosotros somos los obligados a exigir que se nos resuelva el problema, aunque ellos sean los del problema”.


Soluciones inmediatas. De su lado, el ministro de Ambiente y Recursos Naturales de Guatemala (MARN), Mario Rojas, manifestó que “para prevenir mayor daño, se instalaron dos biobardas artesanales, las que están siendo utilizadas de manera temporal para retener los residuos flotantes en la zona, mientras se repara el daño en la maquinaria de la barda industrial”.

Según cálculos de las propias autoridades guatemaltecas, la ruptura de la barda industrial dejó pasar al menos 140 toneladas de residuos a las costas hondureñas solo en septiembre.

La Prensa