Rosa Elena seguirá defendiéndose en libertad tras declarar sin lugar recurso de apelación

El ente acusador del Estado interpuso el recurso el 24 de julio, un día después de que la ex primera dama hondureña fue liberada de la cárcel.

Rosa Elena de Lobo permanece con algunas restricciones mientras no culmine un nuevo juicio por su caso.
Rosa Elena de Lobo permanece con algunas restricciones mientras no culmine un nuevo juicio por su caso. /

Tegucigalpa, Honduras.

La Corte de Apelaciones con competencia nacional en materia de corrupción declaró sin lugar el recurso de reposición que interpuso la Fiscalía contra la ex primera dama hondureña Rosa Elena de Lobo, cuyo objetivo era cambiarle las medidas tanto a ella como a su exsecretario Saúl Escobar.

Según los magistrados de la Corte de Apelaciones, el alegato ha sido basado en el planteamiento del vencimiento máximo de la prisión preventiva, que de haberse dictado, en este caso, una sentencia condenatoria, la prisión preventiva pudo haberse prolongado durante la pronunciación y resolución del recurso de casación hasta la mitad de la pena impuesta, pero eso no es atendible, ya que dicha sentencia fue casada y anulada.

Relacionada: Jueces rechazan conocer nuevo juicio de Rosa Elena de Lobo

Al haber sido declarado sin lugar la petición, queda con valor lo dictado anteriormente por el Tribunal de Sentencia, por lo que tanto, Rosa Elena de Lobo y Saúl Escobar continúan con las medidas sustitutivas distintas a la prisión.

Carlos Silva, portavoz del Poder Judicial en Tegucigalpa, manifestó que sobre este proceso, la audiencia de revisión de medidas fue entre el 22 y 23 de julio, mientras que el 24 del mismo mes el ente acusador interpuso el recurso de apelación. Fue entre el 28 y 29 de juluio que la defensa contestó los agravios que se incluyeron en el recurso de apelación, mientras que el 31 de julio la Corte recibió los antecedentes relacionados con la resolución apelada.

"En las últimas horas, ambas partes procesales (la Fiscalía y la defensa de Rosa Elena Bonilla y Saúl Escobar) fueron notificadas por eso", añadió Silva.

Salió de la cárcel

La ex primera dama de Honduras Rosa Elena Bonilla de Lobo fue liberada el 23 de julio después de que la Corte Suprema anulara el juicio en el que había sido condenada a 58 años de cárcel por apropiación de fondos públicos, pero tendrá que someterse a otro proceso, informaron fuentes judiciales.

La esposa del expresidente Porfirio Lobo, que dirigió el país entre 2010 y 2014, salió de la cárcel de mujeres de Támara, 20 km al norte de la capital, donde estaba presa desde que fue capturada en su residencia el 28 de febrero de 2018.

Además: ASJ condena liberación de Rosa Elena y exige programen un juicio inmediato

Bonilla fue acusada originalmente por la fiscalía por los delitos de violación de los deberes de los funcionarios y lavado de activos, por el supuesto desvío de 12 millones de lempiras (unos 500,000 dólares) de fondos públicos del despacho de la primera dama a cuentas personales.

elena 3(1024x768)
La ex primera dama acompañada de su familia mientras salía de la prisón.

La sala de lo penal de la Corte Suprema de Justicia anuló la sentencia el pasado 4 de diciembre porque dice que "ella no es funcionaria, ni lavó activos", explicó en su momento Deisy Banegas, la apoderada legal de Bonilla.

Los cinco jueces de la Sala resolvieron por unanimidad revocar "la medida de prisión preventiva" dictada contra Bonilla, anotó el documento del fallo. El Poder Judicial nombró hace poco otro tribunal para que comience de nuevo el juicio, si embargo, estos rechazaron lo solicitado, por lo que el juicio por ahora está en el limbo.

El 5 de septiembre del 2019, la ex primera dama había sido sentenciada a 58 años de cárcel por los delitos de "apropiación indebida de fondos públicos" y "fraude", aunque la fiscalía del Ministerio Público la había acusado también de "lavado de activos".

Según Banegas, la sala de lo penal concluyó que la fiscalía no había podido probar el desvío de los fondos porque cuando Bonilla entregó el cargo, el 27 de enero del 2014, liquidó siete millones de lempiras y la entregó a la Casa Presidencial junto a los otros cinco millones. Los fondos fueron donados por el gobierno de Taiwán para proyectos sociales.

La Prensa