Oposición hondureña "deroga" nuevo Código Penal antes de entrar en vigor

Los opositores han reiterado su rechazo o al nuevo Código Penal aduciendo que favorece a los corruptos y violenta derechos humanos.

La entrada en vigor del nuevo Código Penal de Honduras ha generado polémica entre la sociedad hondureña.
La entrada en vigor del nuevo Código Penal de Honduras ha generado polémica entre la sociedad hondureña.

Tegucigalpa, Honduras

Diputados de la oposición en Honduras convocaron este miércoles una sesión virtual, considerada por algunos sectores como la de un "Parlamento paralelo", y "derogaron" el nuevo Código Penal que, según lo previsto, debe entrar en vigor este jueves.

La sesión virtual, al parecer de más de 100 diputados, entre titulares y suplentes, fue dirigida por Luis Redondo, del Partido Innovación y Unidad Social Demócrata, quien dijo que la Constitución les ampara para haber instalado esa sesión, en la que participó al menos un diputado de los 51 del gobernante Partido Nacional.

Los opositores, igual que otros sectores sociales del país, entre ellos el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), han reiterado su rechazo o al nuevo Código Penal aduciendo que favorece a los corruptos y violenta derechos humanos.

Según los opositores, la sesión que han celebrado es válida y respaldada por el artículo 191 de la Constitución, que señala que "Un número de cinco (5) diputados podrá convocar extraordinariamente al Congreso Nacional para sesionar en cualquier lugar de la República, cuando el Ejecutivo, otra autoridad, fuerza mayor o caso fortuito, impidan su instalación o la celebración de sus sesiones".

A raíz de la pandemia por COVID-19, desde marzo, el Parlamento hondureño, que preside Mauricio Oliva, del Partido Nacional, ha venido celebrando sesiones de manera virtual, en las que no se ha respondido la petición de varios sectores de que todavía no entre en vigor el nuevo Código Penal, porque es lesivo.

Además, quienes lo rechazan aducen que debido a la emergencia que está viviendo Honduras, con un toque de queda desde mediados de marzo, por la pandemia de COVID-19, se debería retrasar la entrada en vigencia del nuevo Código Penal, que desde 2019 se ha venido posponiendo por múltiples reclamos de diversos sectores sociales.

"REUNIÓN SOCIAL DE AMIGOS"

Varios diputados del Legislativo, entre ellos Antonio Rivera Callejas, uno de los vicepresidentes, ironizó diciendo que la "sesión" de los opositores fue una "reunión social de amigos", en un afán de "protagonismo" en momentos de pandemia que vive el país.

Rivera señaló que la "sesión" de la oposición, que para algunos sectores se constituye en una paralela del Parlamento, no es válida, entre otras razones, porque se han venido celebrando sesiones y no hay ausencia del presidente del Poder Legislativo.

Entre el oficialismo hay diputados que afirman que el nuevo Código Penal no favorece la corrupción, aunque en el pasado reciente en ese mismo poder se ha favorecido la corruptela y la impunidad.

Incluso desde el Parlamento, desde 2019, se impulsó la salida del país, en enero, de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), que dependía de la Organización de Estados Americanos (OEA) y se había instalado en Tegucigalpa en abril de 2016.

PARLAMENTO NO RECONOCE ACCIÓN DE LA OPOSICIÓN

Horas antes de que se instalara la "sesión" virtual de la oposición, la directiva del Parlamento indicó que no reconocía la convocatoria que estaban haciendo "cinco diputados" opositores, y que llamar a sesiones es potestad de su titular.

El secretario del Parlamento, Tomás Zambrano, dijo al respecto que los opositores están incurriendo en algo ilegal y les hizo un llamamiento "a la cordura".

"Sabemos el afán de protagonismo que tienen muchos de ellos, pero hay que respetar los procedimientos legislativos, están alterando la forma de Gobierno y eso violenta la ley", enfatizó.

En opinión de Zambrano, los diputados de la oposición también estarían incurriendo en delitos como abuso de autoridad y usurpación de funciones, entre otros.

PETICIÓN DEL EJECUTIVO AL LEGISLATIVO

El ministro de la Presidencia, Ebal Díaz, dijo a periodistas, antes de la reunión virtual de la oposición, que el Ejecutivo había enviado al Legislativo varios señalamientos sobre reformas que debería tener el nuevo Código Penal, antes de que entre en vigor.

Añadió que en reuniones con las autoridades del Parlamento, el Ejecutivo ha expresado su preocupación por algunos contenidos del Código Penal en lo que respecta al tema de seguridad pública.

La petición del Ejecutivo se centra, además, en reformas a algunos artículos relacionados con la violencia criminal contra las mujeres, la trata de personas, el desplazamiento forzado interno y la extorsión, entre otros flagelos que afectan al país, según Díaz.

Díaz abogó por que antes de que finalice el día, el Parlamento decida retrasar la entrada en vigor del nuevo Código Penal.

COMUNIDAD INTERNACIONAL SIGUE DE CERCA LA SITUACIÓN

La entrada en vigor del nuevo Código Penal de Honduras es seguida de cerca por la comunidad internacional, aunque representantes diplomáticos acreditados en Tegucigalpa, de la Unión Europea, por ejemplo, que ha brindado asistencia para la nueva ley, han preferido no hacer comentarios al respecto, de lo que ha conocido Efe.

Sin embargo, la encargada de Negocios de EE.UU. en Tegucigalpa, Colleen A. Hoey, se reunió hoy con el presidente del Parlamento hondureño, según informó la diplomática en la red social Twitter.

La diplomática indicó que tuvo una "plática productiva con Mauricio Oliva", con quien conversó "sobre reformas electorales, derechos humanos", y el "compromiso compartido de mantener fuertes sanciones contra traficantes de personas". EFE

La Prensa