Retienen a personas por incumplir el toque de queda

La paciente con coronavirus se encuentra estable.La que llegó con sospechas fue descartada.

El cierre del paso en Bonito y Satuyé dejó varadas a muchas personas que circulaban por la carretera CA-13 a pesar del toque de queda.
El cierre del paso en Bonito y Satuyé dejó varadas a muchas personas que circulaban por la carretera CA-13 a pesar del toque de queda.

LA CEIBA.

La Policía retuvo ayer a 10 personas por violar el toque de queda impuesto para prevenir la propagación del coronavirus.

En esta ciudad está en autoaislamiento por el COVID-19 en una mujer que llegó de Suiza al aeropuerto Ramón Villeda Morales y luego tomó un vuelo para La Ceiba.

Ayer a las 10:00 am, los agentes de las postas de Bonito y Satuyé impidieron el ingreso y salida de personas y vehículos.

La iniciativa es adoptada luego del toque de queda absoluto para el municipio de La Ceiba interpuesto por el Gobierno la noche del lunes con el fin de evitar la propagación del coronavirus.

“Hemos decidido cerrar por instrucciones de los altos mandos para evitar que ingresen personas que no tienen nada que hacer en la calle. El toque de queda se debe respetar y hemos visto mucho tránsito”, dijo el subcomisario de Policía, Nelson Mejía.

Se busca que haya menos circulación de personas para evitar contagios.

Florentino Martínez, funcionario de Copeco

Agregó que solo “se permitirá el ingreso de rastras que transporten productos alimenticios y combustible a la ciudad y al departamento de Colón porque no se puede parar el desabastecimiento a esta zona. Igual, personas que tengan alguna emergencia por salud se dejarán pasar”.

La necesidad de abastecerse de alimentos llevó a los ceibeños a no acatar la orden implementada por el Gobierno.

Desde horas muy tempranas, las personas hacían largas filas en las pocas abarroterías que decidieron abrir al público para comprar comida.

Estos negocios se mantuvieron atendiendo a la población solo unas horas en la mañana ya que la Policía realizó operativos y los llamó a que cerraran.

“Nosotros vivimos de estas ventas, encerrados en la casa qué le vamos a dar de comer a nuestra familia. Las verduras y las frutas se nos arruinan si no las vendemos. El Gobierno tiene que pensar en eso, no solo decir que hay un toque de queda como si ellos nos van a mantener”, argumentó Denia Chirinos, una vendedora del mercado San Isidro.

Los supermercados, farmacias y la banca privada estuvieron cerrados ayer, al igual que las gasolineras.

El toque de queda también fue violado por los motoristas del transporte del rubro de taxis.

El Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT) informó que al menos unas diez unidades de taxis fueron decomisadas. Los dueños de estos vehículos que fueron retenidos corren el riesgo que se les cancele el permiso, según dieron a conocer autoridades del IHTT.

Las autoridades sanitarias informaron que la prueba aplicada a la mujer con sospechas de Covid-19 que llegó procedente de Utila a la Unidad en el Hospital Atlántida salió negativa. Dijeron que el domingo ingresó una segunda persona con sospechas del virus y que están a la espera del examen. Mientras que el paciente positivo está estable.

CM ceiba3 18-03-20(800x600)
Ayer también la Policía hizo operativos de cierre de negocios.
La Prensa