Alcalde de Nueva Armenia queda libre tras acusación de defraudación fiscal

El jefe edilicio lamentó que cuando las cosas salen mal, él es el primero en ir al banquillo.

Señalado. Francisco Roberto López tiene 79 años.
Señalado. Francisco Roberto López tiene 79 años.

TEGUCIGALPA.

El alcalde del municipio de Nueva Armenia, Francisco Morazán, Francisco Roberto López, de 79 años, fue arrestado ayer tras ser acusado por el Ministerio Público del delito de defraudación fiscal en perjuicio del Estado de Honduras.

El jefe edilicio fue arrestado cuando transitaba por la carretera CA-5, frente a la estación policial del municipio de Sabanagrande, donde está un retén de manera permanente.

La orden de aprehensión fue emitida el 6 de agosto del presente año, por el Juzgado de Letras Penal de Francisco Morazán, con sede en el barrio La Granja, de la capital.

Por una orden del juez que conoce la causa, López fue suspendido de sus funciones como alcalde de Nueva Armenia el pasado 13 de septiembre ya que estaba en pie la investigación sobre el ilícito que se le imputa.

Tras su aprehensión, López fue trasladado desde Sabanagrande hasta la capital, para luego ser remitido a la Fiscalía y continuar con su proceso legal, pero después de unas horas la situación fue dilucidada a su favor.

LEA: Bomberos hondureños aprenden sobre técnicas de rescate en Chile

El ciudadano había sido denunciado en años anteriores por situaciones ligadas a su desempeño como alcalde de ese municipio, pero en ninguna de ellas se le había comprobado su culpabilidad.

López es alcalde del municipio de Nueva Armenia desde enero de 1998.

“Se han pasado con este humilde ciudadano, me han despedazado por todos lados y hoy fui detenido como un vulgar delincuente sólo por un problema administrativo en el que yo no he tenido que ver nada”. López explicó que “yo daba las órdenes para que se pagara el impuesto del 12.5 %, pero la administradora y el tesorero me hicieron que cayera en esta trampa”.

Calificó el proceso judicial como un asunto político en su contra y que ha sido procesado tres veces y paga un reparo de 800,000 lempiras. Lamentó que cuando las cosas salen mal, es él primero en ir al banquillo de los juzgados.

La Prensa