Tala acaba con fuentes de agua que abastecen a 14 comunidades

Diputados mocionarán en el CN la aprobación de L30 millones para proteger la montaña.

Encuentro. La reunión se desarrolló en el centro de convenciones de Omoa. Fotos: Efraín Molina.
Encuentro. La reunión se desarrolló en el centro de convenciones de Omoa. Fotos: Efraín Molina.

OMOA.

Varias fuentes de agua que abastecen a 14 aldeas y casco urbano de este municipio se están secando a causa de la imparable deforestación.

Los cortes de árboles y quemas cerca de las quebradas y ríos se registran casi a diario sin que nadie pueda detener ese crimen ambiental.

Eso tiene preocupados a los miembros de las juntas administradoras de esas fuentes que se sienten impotentes al denunciar el hecho y no hallan respuesta por parte de las autoridades.

Da pesar ver cómo cortan el bosque y queman y nadie hace nada, nos estamos quedando sin agua, si no detenemos este daño en pocos años esos ríos no existirán”, expresó Dionisio García, presidente de la junta de agua de la comunidad de Cuyamel. Así expresaron su preocupación a las autoridades municipales de Omoa, militares y diputados al Congreso Nacional durante una reunión desarrollada el lunes para analizar el problema y a la vez tomar acciones para frenarlo y castigar a los responsables.

em omoa 000719 2(800x600)
Destrucción. La tala se da en diferentes zonas de la montaña.

Denuncia. Dionisio García señaló al Instituto de Conservación Forestal (ICF) e Instituto Nacional Agrario (INA) de agravar la situación, al mencionar que esos entes son los encargados de otorgar permisos para el corte de madera y titulación de tierra donde existen fuentes de agua.

Natan García, representante del ICF a nivel noroccidental, dijo que hace mucho tiempo esa dependencia no da permisos de ese tipo y más bien están desarrollando programas de reforestaciones.

El vicepresidente del Congreso Nacional, Enrique Illescas, manifestó que junto a otros parlamentarios del departamento de Cortés presentará ante la Cámara Legislativa una moción para que se aprueben 30 millones de lempiras para ejecutar programas de protección el próximo año.

El alcalde Ricardo Alvarado dijo que es urgente frenar ese flagelo que está acabando con las fuentes que dan agua a los cerca de 50,000 habitantes de Omoa. “Estamos preocupados, nos estamos quedando sin ese líquido. Esperamos que los entes del Estado y los diputados nos ayuden a proteger el recurso. Hay 14 comunidades que están sufriendo por la escasez”.

La Prensa