Corte de NY: expolicía se hizo pastor y cachiro le dio dinero para la iglesia

Según archivos desclasificados en la Corte de Nueva York, Rubén Santos, tras ser separado de la Policía, se dedicó a predicar y realizó encomiendas para Devis y Javier Rivera.

El caso 15-CR-179, es en el que el Gobierno de Estados Unidos acusó a varios expolicías de Honduras de tener vínculos con el narcotráfico.
El caso 15-CR-179, es en el que el Gobierno de Estados Unidos acusó a varios expolicías de Honduras de tener vínculos con el narcotráfico.

NUEVA YORK.

Según documentos desclasificados en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, un expolicía hondureño se convirtió en pastor evangélico, y siendo religioso hacía varias encomiendas para los líderes de la organización criminal Los Cachiros y recibió dinero de uno de los narcotraficantes en forma de ofrenda para la iglesia en la que predicaba.

Según detallan los archivos del caso 15-CR-179, este personaje es Rubén Darío Santos Rivera, expolicía que se hizo pastor y quien es primo de los exlíderes de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga y Javier Eriberto Rivera Maradiaga.

El caso 15-CR-179, es en el que el Gobierno de Estados Unidos acusó a varios expolicías de Honduras de tener vínculos con el narcotráfico.

Uno de los acusados en ese caso es el exoficial Juan Manuel Ávila Meza, quien será sentenciado el próximo 18 de julio tras declararse culpable.

Como parte de las alegaciones previas a la sentencia, en los últimos días se presentó ante la jueza Lorna G. Schofield, que lleva el caso, una recopilación de documentos usados durante el juicio.

Detalles
Algunas sentencias se han retrasado, ya que aún se definen detalles para determinar la condena contra los expolicías.

En ellos se detallan encuentros y encomiendas que fueron realizadas por Rubén Santos para sus primos Devis y Javier Rivera Maradiaga, y en los que hizo participar a Ávila Meza, a quien conocía desde la Academia de Policía.

Según especifican archivos en la Corte de Nueva York, mientras ambos estaban suspendidos de la Policía Nacional, Rubén Santos llamó a Ávila Meza más de una vez para tener encuentros o hacer trámites para Devis y Javier Rivera Maradiaga, en ese entonces líderes de Los Cachiros.

Los trámites. Según detallan archivos de la Corte, alrededor de 2004, Rubén Santos llamó a Ávila Meza para ir de Tegucigalpa a San Pedro Sula y al llegar, se reunió con el cachiro Javier Rivera.

Los archivos establecen que luego, en 2009, Rubén Santos pidió a Ávila Meza que lo acompañara otra vez a San Pedro Sula, donde él necesitaba ir a traer un vehículo.

Tras llegar a San Pedro Sula, ellos se fueron a un restaurante en La Lima.

Rubén Santos le dijo a Ávila que Devis estaría ahí y llegó con cuatro guardaespaldas. Ávila y Rubén Santos fueron con Devis y esperaron con él por el vehículo que habían ido a recoger”, dicen archivos

LEA: Los Cachiros hicieron correr ríos de sangre en Honduras

“Cuando el vehículo que Rubén Santos fue a traer finalmente llegó, Ávila notó que era la misma camioneta negra que había observado en Puerto Lempira, la cual aparentemente Devis recuperó del jefe de la Policía en ese departamento y ahora se la daría a Rubén Santos”, indica el material en la Corte de Nueva York.

Es entonces cuando en los documentos se detalla que “en esa ocasión, Devis además dio dinero a Rubén Santos para la llamada “iglesia” en la que estaba involucrado”.

En las notas de la página se especifica que después de ser despedido de la Policía, Rubén Santos se convirtió en pastor.

Datos
1Entrega de expolicía Ávila Meza
El expolicía Juan Manuel Ávila Meza se entregó, junto a otros cuatro policías, en julio de 2016 para enfrentar los cargos en su contra en EEUU.

3Cambio de declaración
Al inicio, Ávila se declaró no culpable, pero el año pasado cambió su testimonio y se declaró culpable.

Otra encomienda. Los archivos presentados en la Corte, detallan que “en octubre de 2009, Ávila fue contactado por Rubén Santos, quien le pidió a Ávila (Que tenía un pequeño negocio de compra y venta de carros) que le prestara un vehículo para uso de Javier Rivera Maradiaga en Choluteca”.

Los archivos presentados ante la jueza Schofield señalan: “Ávila aceptó y Rubén Santos envió un conocido, Óscar Elvir (Elvir) a recoger el vehículo.

Elvir avisó a Ávila que tenía instrucciones de reunirse con Javier Rivera en Choluteca (Javier iba a llegar en helicóptero desde San Pedro Sula) y conduciría al punto de encuentro. Elvir regresó el vehículo a Ávila al día siguiente”, se afirma en archivos.

Declaraciones. El caso 15-CR-179 es en el que está acusado Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa, y varios expolicías hondureños a quienes vinculó con el narcotráfico.

A pesar de ser parte del mismo caso, cada acusado ha sido enjuiciado por aparte.

En total son siete los expolicías que se encuentran recluidos en Estados Unidos tras ser acusados de vínculos con el narcotráfico.

Los expolicías hondureños acusados en este caso son Ludwig Criss Zelaya Romero, Mario Guillermo Mejía Vargas, Carlos José Zavala Velásquez, Víctor Oswaldo López Flores, Jorge Alfredo Cruz Chávez y Juan Manuel Ávila Meza y Carlos Alberto Valladares.

En este caso hay varias sentencias pendientes.

En septiembre de 2017, Fabio Lobo, quien fue el principal acusado en el caso, fue condenado a 24 años de cárcel.

En el caso de Ávila Meza, antes de que se le imponga condena, se debe evaluar argumentaciones presentadas por la defensa.

CP Pastor 010719d(1024x768)