Más noticias

CPH exige derogar artículos lesivos a libertad de expresión

En sesión, la junta directa ratificó ayer su decisión de acudir con un recurso de inconstitucionalidad ante la Corte Suprema de Justicia

 Bajo las figuras de la injuria y la calumnia, el nuevo Código Penal, no solamente criminaliza la labor periodística, sino el discurso público a través de internet y las redes sociales.
Bajo las figuras de la injuria y la calumnia, el nuevo Código Penal, no solamente criminaliza la labor periodística, sino el discurso público a través de internet y las redes sociales.

Tegucigalpa, Honduras.

La derogación de los artículos del nuevo Código Penal que violentan la libertad de expresión planteó ayer nuevamente el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH).

En reunión sostenida ayer viernes, la junta directiva del CPH ratificó que mantendrá su posición para que se declare inaplicable dicho articulado, ya que criminaliza la libertad de expresión y de prensa.

Asimismo, ratificaron su decisión de acudir ante la Corte Suprema de Justicia a pedir su inconstitucionalidad por la vía del amparo.

Concretamente, los profesionales de la comunicación exigen la derogación de los artículos 28, 129, 130, 131, 132, 133 y 134 del nuevo entramado jurídico que entrará en vigor en noviembre de 2019.

Dagoberto Rodríguez, presidente del Colegio de Periodistas, indicó que las instrucciones de la junta directiva son mantenerse firmes en su decisión de solicitar la derogación de dichos artículos.

LEA: Dictan casa por cárcel a exalcalde de Yoro, pero siempre seguirá preso por otros delitos

El dirigente gremial indicó que, con base en los análisis jurídicos realizados, se ha llegado a la conclusión que estos artículos violentan los artículos 72 y 74 de la Constitución la República y el artículo 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos o Pacto de San José.

Reiteró que bajo el paraguas de las figuras de la injuria y la calumnia, el nuevo Código Penal criminaliza con penas carcelarias y multas el ejercicio de la libertad de expresión, las fuentes informativas y limita el periodismo de investigación.

Por otro lado, impone sanciones de responsabilidad civil y administrativa a los propietarios de los medios de comunicación social y lo más insólito es que regula el discurso público en las redes sociales, sitios web o grupos de WhatsApp, con el agravante que aumenta las penas contra terceros que compartan o divulguen información que se considere calumniosa o injuriosa.

Rodríguez dijo que otro aspecto peligroso para el ejercicio del periodismo libre es que sanciona la cadena de mando en la comunicación como editores, periodistas, jefes de información y directores por publicaciones que se consideren que atentan contra el honor.

El profesional dijo que el nuevo código sigue penalizando con cárcel los delitos contra el honor, cuando el estándar internacional es trasladar esas figuras al ámbito civil con sanciones proporcionales para no violentar la libertad de expresión.