Icefi: Honduras busca estabilizar finanzas a costa de altos sacrificios

Según el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales se están sacrificando áreas como educación, salud y protección social.

Tegucigalpa, Honduras.

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) aseguró hoy en Tegucigalpa que el Gobierno de Honduras busca un manejo estable de sus finanzas públicas, pero con altos sacrificios para los más necesitados.

El ente regional expresó su preocupación por "el continuado divorcio de la política fiscal" de Honduras "de su función principal: fomentar el bienestar social y el desarrollo económico".

Tras analizar el proyecto de presupuesto nacional para 2019, que asciende a 10.696 millones de dólares, el Icefi señaló que el servicio de la deuda pública "adquiere una mayor representación" dentro del anteproyecto, mientras que la educación, salud y protección social están siendo "sacrificados con reducciones".

Según el Icefi, el Gobierno hondureño ha "priorizado un sostenimiento de la estabilidad fiscal por sobre la necesidad de adoptar medidas que contribuyan a resolver en definitiva las dificultades que atraviesa el país", como la pobreza, que afecta al 61,9 por ciento de los más de 9 millones de hondureños y la actual crisis migratoria.

Del total del Presupuesto General, a la Administración Central le corresponden 152.351 millones de lempiras (6.231 millones de dólares), lo que supone el 23,9 por ciento del producto interno bruto (PIB) y un 8,2 por ciento superior a lo aprobado en 2017, añadió.

En materia de ingresos, el Icefi destacó que los tributarios representan la mayor fuente, con un 71,4 por ciento del total, que equivale a una recaudación esperada de 108.414 millones de lempiras (4.434 millones de dólares) y supone un aumento del 5,9 por ciento de la recaudación.

"No se determina ningún cambio en la estructura impositiva de la recaudación y se mantiene la proporción de dos terceras partes que provendrán de impuestos indirectos", resaltó.

El ente regional señaló además que la recaudación considerada equivale a una carga tributaria de 17 por ciento del PIB, "sensiblemente por debajo del valor esperado de cierre para el presente año, que según sus estimaciones cerrará en 18,1 por ciento del PIB, y de la considerada en el presupuesto vigente para 2018 (17,5 por ciento)".

Preocupante

El Icefi considera que el Gobierno hondureño estaría recayendo nuevamente en "la nociva práctica histórica de subestimar el monto esperado de ingresos fiscales para el siguiente ejercicio fiscal".

Lo anterior, según el ente, para poder "contar con absoluta discrecionalidad en el destino de gasto público proveniente de los ingresos adicionales que se recauden, dado que estos no estarán sujetos a asignaciones presupuestarias preconcebidas dentro del presupuesto".

El Icefi señaló que el monto esperado de reducción en la carga tributaria "es exagerado", considerando que el nivel tributario para 2019 "sobrepasará fácilmente lo considerado en el Proyecto de Presupuesto".

Es por ello que el organismo "confirma la necesidad de fortalecer la transparencia en las cuentas fiscales, a fin de aumentar la credibilidad del usuario en general de las cifras del país".

Destacó que en el anteproyecto del Presupuesto 2019 se incorporó, por primera vez, una "cuantificación del monto de renuncia fiscal" que hace el Estado por el otorgamiento de incentivos tributarios, los cuales ascienden a 37 millones de lempiras (1,5 millones de dólares), cerca del 7 por ciento del PIB.

Ello representa, de acuerdo al Icefi, un "paso inicial" para evaluar las implicaciones de la vigencia de incentivos tributarios", por lo que se espera que para los próximos años #exista una consolidación y fortalecimiento de la información presentada, como herramienta para la toma de decisiones en materia política fiscal".

Además, concluyó que la ejecución de los ingresos y gastos considerados en el proyecto de presupuesto implicarían "el alcance de un déficit fiscal del 0,4 por ciento del PIB", lo que representaría "un manejo estable de las finanzas públicas" y para ello se tiene "como trasfondo la subestimación de los ingresos". EFE

La Prensa