Más noticias

Honduras es país de origen, tránsito y destino para la trata de personas

Reconocen esfuerzos del país para combatir este delito al proceder contra tratantes

La trata de blancas es un delito muy común.
La trata de blancas es un delito muy común.

Tegucigalpa, Honduras

Honduras es considerado un país de origen, tránsito y destino para la trata de personas en sus diversas modalidades.

La posición geográfica coloca en esa categoría a Honduras como “país de origen, tránsito y destino para la explotación en sus diversas modalidades”, dijo Marisol Rodríguez, titular de la junta directiva de la Comisión Interinstitucional contra la Explotación Sexual, Comercial y Trata de Personas en Honduras.

En la inauguración del foro: “Avances de país en la prevención y combate del delito de trata de personas”, Rodríguez indicó que este flagelo “se lucra con el ser humano”, ya que afecta “directamente su dignidad y proyecto de vida”.

La trata es “un delito y un fenómeno criminal que causa cada vez más preocupación a nivel global, pues se constituye en una práctica delictiva considerada y reconocida como una esclavitud moderna, siendo suficiente esta sola categorización para ameritar toda la atención y esfuerzos posibles en su combate”, subrayó.

Las autoridades hondureñas han rescatado en los últimos cinco años a “más de 190 víctimas” de trata de personas y han desarticulado redes dedicadas a este delito, afirmó Karla Cuevas, ministra hondureña de Derechos Humanos. Destacó que uno de los desafíos de Honduras es “poder conocer e identificar a las víctimas” de este delito, ya que muchas de ellas “están aisladas o en otro país”.

Asimismo, Honduras tiene la tarea de “continuar avanzando en la coordinación” con otros países para identificar y rescatar a víctimas de trata de personas, añadió Cuevas.

Por su parte, Beth Bailey, representante de la embajada de Estados Unidos en Honduras, destacó el esfuerzo del Gobierno hondureño al “trabajar de forma conjunta” para mejorar la lucha contra la trata de personas.

Enfatizó que este delito continúa siendo “uno de los temas de mayor importancia para el Gobierno de Estados Unidos”, y que prueba de ello es que el Congreso estadounidense “lo ha incluido como una condición para el financiamiento y apoyo” al país. EFE