Más noticias

Los tentáculos de Odebrecht alcanzaron a Honduras

El Ministerio Público informó que la investigación por supuestos pagos de coimas en Honduras “sigue abierta” y se han solicitado nuevas asistencias a Brasil. Se entrevistará a otros dos testigos que están presos en aquella nación

La empresa tiene las oficinas principales en el Edificio Odebrecht, en Salvador, Brasil.
La empresa tiene las oficinas principales en el Edificio Odebrecht, en Salvador, Brasil.

Tegucigalpa, Honduras

Marcelo Odebrecht, un magnate de la construcción en Brasil, jamás pensó que podría los pies en una celda carcelaria, pero en marzo de 2016, un juez lo sentenció a 19 años de prisión por ser protagonista del mayor escándalo de corrupción del mundo y el corruptor más grande de gobiernos de América Latina.

Emporio de corrupción
Marcelo Odebrecht pagó $788 millones en sobornos en América Latina y África para que le adjudicaran contratos públicos.

En 2015, la Policía Federal de Brasil capturó a este hombre, calificado como “sabueso de los negocios”, en medio de la Operación Lavado de Carros (Operação Lava Jato, en portugués), con la cual, las autoridades desmontaron una red dedicada al pago de sobornos y lavado de activos organizada por la empresa Odebrecht.

Al prinicipio, Marcelo, cuyo alias es “El Príncipe”, negó ante autoridades judiciales el pago de sobornos a ejecutivos de la estatal Petrobras a cambio de obtener contratos “inflados” de construcción.

Meses después, cuando estaba entre la espada y la pared, aceptó la responsabilidad y hasta confesó haber entregado más de $4 millones al expresidente Luis Inácio Lula da Silva y $16 millones para financiar la campaña política de la expresidenta Dilma Rousseff (destituida en 2016).

Las confesiones de Marcelo llevaron a ejecutivos de la compañía, también señalados por autoridades brasileñas, a revelar que Odebrecht no solo sobornó a Petrobras, sino que entregó bajo la mesa unos $800 a funcionarios y algunos presidentes del continente.

Los tentáculos de la red de corrupción que Odebrecht expandió en más de 10 países también alcanzaron a Honduras, en donde hay una investigación en curso por supuestos pagos de coimas a exfuncionarios para favorecer al consorcio en la edificación de obras públicas.

Desde las estepas de la Patagonia argentina, pasando por las cumbres andinas a las blancas y cálidas playas caribeñas, la gigante brasileña construyó un emporio sustentado en el pago de millonarios sobornos a funcionarios y políticos para garantizar la concesión de las mayores obras de la región.

Pandilleros.399(800x600)
El acta muestra la segunda modificación del contrato durante el gobierno de Porfirio Lobo Sosa. En este documento consta que funcionarios de la Enee viajaron a Panamá y se reunieron con ejecutivos de Odebrecht.

En una publicación del 21 de febrero de 2017, Diario LA PRENSA publicó por primera vez la vinculación de la compañía Odebrecht en un contrato adjudicado en Honduras para la construcción de las represas Los Llanitos y Jicatuyo, en el occidente del país. El acuerdo se firmó el 26 de enero de 2009 en la administración de Manuel Zelaya entre los representantes de Odebrecht y la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee), dirigida en ese momento por Rixi Moncada.

El documento consigna la ejecución del diseño, construcción, operación, mantenimiento, comercialización de energía y transferencia de las dos hidroeléctricas al sistema nacional interconectado.

Inusualmente el contrato BOT (Build, Operate and Transfer) número 054-2010 no fue publicado en el diario oficial La Gaceta y el 31 de agosto de 2009, tras la salida del poder de Manuel Zelaya, la administración de Roberto Micheletti lo sometió a una primera modificación.

Siete meses después, el 26 de marzo de 2010, la administración de la Enee en el Gobierno de Porfirio Lobo Sosa, le hizo una segunda modificación, según consta en el acta JD-1075-2010, firmada por el entonces gerente Roberto Martínez Lozano, entre otros.

El convenio experimentó otras dos modificaciones, la última de ella el 15 de marzo de 2012, mediante la resolución 03-JD-1098-2012, autorizada por Darío Roberto Cardona, entonces secretario de Recursos Naturales y Ambiente, ahora en prisión por el saqueo del Seguro Social, y Emil Hawit, a la sazón gerente de la Enee.

Esta ampliación se firmó después de que Hawit se reuniera en Panamá (6, 7 y 8 de marzo de 2012) con ejecutivos de la Constructora Norberto Odebrecht, según el acta número JD-1098-2012. Supuestamente el proyecto no se materializó porque el Gobierno hondureño no puso una contraparte de $100 millones.

Diligencias

Por este caso, el Ministerio Público de Honduras abrió una investigación y como primera diligencia un grupo de fiscales, encabezados por el fiscal general Óscar Fernando Chinchilla, y un experto de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) viajaron a Brasil para entrevistar a Marcelo Odebrecht y otro ejecutivo de la constructora.

En esta primera diligencia, los altos ejecutivos de Odebrecht aseguraron que no se pagaron coimas a funcionarios hondureños; sin embargo, el Ministerio Público hondureño solicitó a las autoridades brasileñas nuevas asistencias judiciales para entrevistar a otros dos testigos claves en el caso. Para ese fin se tiene previsto que un nuevo equipo de fiscales viaje al gigante suramericano para entrevistar a estas dos personas.

Yuri Mora, portavoz del Ministerio Público, confirmó a LA PRENSA que el caso sigue abierto y que hay nuevas diligencias en curso, entre ellas recoger el testimonio de estos dos personajes.

“Se sigue a la espera de entrevistar a estas dos personas más que están guardando prisión.

Preliminarmente lo que me dicen los fiscales contra la corrupción es que a los que entrevistaron manifestaron que no habían sobornado a nadie en Honduras, pero hacen falta estas otras dos personas que guardan prisión”, apuntó.

Mora indicó que solo están a la espera que los abogados defensores y el sistema judicial de Brasil autoricen la solicitud para recoger las entrevistas.

Carlos Hernández, representante de Transparencia Internacional (TI) dijo que debe llegarse al fondo de la implicación de hondureños en el pago de coimas de Odebrecht. Indicó que el golpe de Estado de 2009 impidió identificar si en Honduras se pagaron sobornos por ambos proyectos.

“El Ministerio Público debe investigar todos los casos de corrupción y por lo emblemático Odebrecht no debe ser la excepción, y entiendo que tienen una investigación sobre este caso”.

Mientras en Honduras aún investigan, Marcelo, después de dejar la cárcel de Curitiba (diciembre de 2017), cumple su sentencia encerrado en su residencia en Sao Paulo.