Más noticias

Un exceso de televisión podría entorpecer al cerebro mientras envejece

Ver televisión ávidamente podría estar reemplazando a otras actividades que podrían ser mejores para el cerebro.

Investigadores advirtieron que mientras más televisión ve, más se deteriorará su memoria verbal.
Investigadores advirtieron que mientras más televisión ve, más se deteriorará su memoria verbal.

Estados Unidos.

La antigua máxima de que "la televisión atonta" podría tener cierta validez a medida que las personas envejecen.

En un nuevo estudio, las personas de mediana edad que veían televisión más de 3.5 horas al día experimentaron un declive en su capacidad de recordar palabras y lenguaje en los seis años siguientes, encontraron investigadores británicos.

Y lo que es peor, parece que mientras más televisión ve, más se deteriorará su memoria verbal, advirtieron los investigadores.

"En general, nuestros resultados sugieren que los adultos de a partir de 50 años de edad deben intentar asegurarse de que su uso de la televisión se vea equilibrado mediante otras actividades contrastantes", señaló la investigadora principal, Daisy Fancourt, investigadora sénior en el Colegio Universitario de Londres.

En el estudio, los investigadores usaron datos de un estudio a largo plazo sobre el envejecimiento en que participaron más de 3,600 residentes de Inglaterra.

Los participantes reportaron la cantidad de horas que veían televisión al día. Como parte del estudio, también se evaluaron sus habilidades de pensamiento y razonamiento de forma regular.

Las personas que veían menos de 3.5 horas de televisión al día no parecieron sufrir ningún deterioro en su potencia cerebral, dijo Fancourt.

Pero por encima de esa cantidad, las personas tenían cada vez más problemas con las palabras o el lenguaje en las pruebas realizadas seis años más tarde.

El declive en las habilidades lingüísticas es similar al experimentado por las personas pobres a medida que envejecen, dijo Fancourt.

"Ya sabemos a partir de varios estudios que tener un estatus socioeconómico bajo es un factor de riesgo del declive cognitivo", dijo Fancourt. "Si comparamos el tamaño de la asociación de ver televisión más de 3.5 horas al día, tiene un tamaño similar a la asociación con la memoria verbal que estar en el 20 por ciento más bajo respecto a la riqueza en un país".

Lea: ¿Cómo activar su creatividad?

Los peores déficits ocurrieron en las personas que veían más de siete horas de televisión al día, encontraron los investigadores.

Aunque el estudio solo observó una asociación, esto podría ocurrir por un par de motivos potenciales.

"Debido al ritmo rápido de cambios en las imágenes, los sonidos y la acción, pero la naturaleza pasiva de recibirlos (es decir, la televisión no implica una interacción, como la de los videojuegos o el uso de internet), se ha mostrado en estudios de laboratorio que ver televisión conduce a un cerebro más alerta, pero menos enfocado", explicó Fancourt.
Algunos contenidos televisivos también son estresantes, y el estrés se ha asociado con un declive en la potencia cerebral, añadió.

El efecto específico en las habilidades verbales indica que ver televisión ávidamente podría estar reemplazando a otras actividades que podrían ser mejores para el cerebro, planteó Rebecca Edelmayer, directora de implicación científica de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer’s Association), con sede en Estados Unidos.

"Uno pasa más tiempo sin implicarse con su familia, sus amigos y teniendo conversaciones sociales, porque reportan específicamente una reducción en la memoria verbal", dijo Edelmayer. "Sabemos que implicarse con otros en conversación es algo que respalda y protege a la memoria verbal".

Las personas que deseen proteger sus habilidades de pensamiento deben socializar con frecuencia y participar en otras actividades que "estiren" su cerebro, enfatizó Edelmayer.

De hecho, un estudio a largo plazo publicado apenas la semana pasada en la revista Neurology encontró que ejercitar a la mente y también al cuerpo en la mediana edad podría proteger contra la demencia. Esos ejercicios mentales incluían leer, tocar música, cocer o pintar, según el informe.

"La recomendación siempre sería esforzarse e implicarse lo más posible, sea cual sea la conexión", añadió Edelmayer. "Para tener la mejor salud cerebral, le pedimos que salga de su pasividad normal". Texto The New York Times y foto Istockphoto.com.