15/07/2024
08:25 AM

Se fue encantado con su joya más preciada

Protagonista del mejor espectáculo musical del año, Daddy Yankee vino a San Pedro Sula no sólo con el deseo de cantar.

Protagonista del mejor espectáculo musical del año, Daddy Yankee vino a San Pedro Sula no sólo con el deseo de cantar.

Su llegada a esta ciudad, el pasado jueves 15 de junio, fue una de las visitas más esperadas por quienes gustan de su ritmo y estilo.

El Cangri, dueño de un singular carisma que atrae a las mujeres en especial, creó expectación los días previos a su arribo.

Lo que pasó

Desde tempranas horas del jueves 15, en el ambiente ya se respiraba el olor a gasolina. Muchos de sus fanáticos se trasladaron al aeropuerto sampedrano con la intención de poder ver al artista o conseguir su autógrafo.

Las medidas de seguridad exigidas y el poco acceso a zonas restringidas no permitieron que muchos alcanzaran su sueño. La expectación en el hotel Real Intercontinental donde se hospedaría esa esperada noche, se comenzó a observar al caer el astro rey.

Medios de comunicación de todo el valle de Sula y decenas de seguidores se agolparon en la recepción a la espera del “rey del reggaetón”. Como era de esperarse, su ingreso no sería por ahí.

Exclusivas frases

Aunque no fue lo extenso que un periodista puede desear, LA PRENSA logró tener en exclusiva como medio nacional las primeras impresiones del puertorriqueño a su arribo a esta ciudad.

Venía exhausto por su ajetreo un día antes en Panamá. Luego de los empujones y forcejeos con la seguridad, abordamos a Daddy quien entró por la puerta trasera del hotel.

“Estoy muy feliz de volver a Honduras y a esta ciudad que me quiso y me apoyó desde el principio de mi carrera”, dijo tras el asedio de un pequeño grupo de fanáticos que lo esperaron con sigilo para no alertar a la muchedumbre. Su gentileza se observó desde el principio.

Aunque su seguridad trató de impedírselo se tomó el tiempo para autografiar la gorra de un niño, similar a las que usa, antes de partir a su habitación. Daddy quien explicó que deseaba darse una ducha y descansar antes de atender a los medios en una conferencia de prensa esa misma noche, aseguró que tenía muchas ganas de conocer la ciudad.

“Yo quisiera ir y conocer pero en esta ocasión no se puede. Yo iría a donde me lleven”, señaló al exponer su humor. La seguridad del hotel combinada con la suya propició una situación que el más popular de los reggaetoneros libró bien.

Sus representantes en esta ciudad organizaron una conferencia de prensa por lo que la presencia de medios a su llegada no fue bien vista. Trataron de empujar y apartar a las dos periodistas -una de un medio internacional- que nos encontrábamos en el lugar.

/home/laprensa/imagenes/fotos/2006/interiores/17528.jpg

Por su estilo y buen porte en el escenario, el puertorriqueño es el artista más popular dentro de su género.

“Oigan, no sean groseros con los medios. A mí me gusta que se trate bien la prensa, no la empuje”, dijo permitiendo a ambas continuar con las preguntas. Aunque el trayecto de la entrada al elevador, que lo llevaría hasta la habitación presidencial donde se quedó era corto, recalcó que él no comparte muchas de las formas de actuar de su hermano, quien lo acompaña en sus viajes y coordina sus presentaciones. Aunque breve, Raymond Ayala, demostró su don de gente y su caballerosidad.

“De los más humildes”

La sencillez del más bello de los reggaetoneros fue confirmada por el titular de relaciones públicas del hotel Real Intercontinental, Pedro Castro.

“Pocos artistas de los que se han hospedado en este hotel son tan caballerosos, sencillos y humildes. No fue en ningún momento exigente. Es más, queríamos ofrecerle muchas cosas. Él demostró ser muy accesible, sencillo y natural”, expresa Castro. Daddy quien se sintió complacido porque al fin iba a descansar, no salió de su habitación más que para atender a los medios y para trasladarse al estadio donde hizo vibrar a los sampedranos.

Castro explicó que el Cangriman sólo solicitó percheros, frutas

frescas, algo de jamón y queso para comer así como agua embotellada. Su equipo de trabajo compuesto por 30 personas se portó a la altura demostrando educación y orden, señaló.

Raymond quien se caracteriza por su pulcritud y originalidad al vestir, y por lucir finas y exóticas joyas, aseguró durante el concierto y tras cantar las canciones con las cuales comenzó su carrera que : “Honduras, era de sus joyas la más preciada”, además la ubicó en un sitial de honor dentro de su corazón.

Tras su partida del hotel, reconfirmó su gentileza al acceder a firmar el libro de visitantes importantes. Se tomó fotografías con empleados del hotel y junto a su equipo abordó el autobús que lo trasladaría a Tegucigalpa.

Productiva gira

A Daddy Yankee le tomó sólo 15 días conquistar casi 200 mil almas latinoamericanas con sus pegajosos ritmos de reggaetón. La gira por Latinoamérica culminó con un recorrido lleno de glorias, sorpresas y también situaciones inesperadas. Al final, el resultado fue favorecedor: Daddy Yankee sumó seguidores a su lista, que crece desde que el tema “Gasolina” comenzó a darle la vuelta al mundo.

Las primeras glorias de esta travesía las vivió en Veracruz, Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey. Su exitosa ruta llegó a Guatemala donde ocurrió un suceso inesperado. Un hombre armado lanzó una ristra de tiros al aire, lo que ocasionó terror en el público y la interrupción momentánea del espectáculo.

A los pocos minutos, “El Cangri” regresó al escenario. Dos paradas más, una en El Salvador y otra en Nicaragua, antecedieron a su concierto en la ciudad de Nueva York, hacia donde se desvió para presentar su espectáculo “MTV2 $2 Bill/Daddy Yankee”.

Siguió su ruta por Costa Rica, Perú, Chile, Panamá y por último Honduras. Él aseguró que de sus espectáculos el de nuestro país fue el mejor.

/home/laprensa/imagenes/fotos/2006/interiores/17529.jpg

Con una permanente sonrisa, Daddy se tomó el tiempo para saludar a sus seguidores en su arribo al hotel.