Madrid.

Las estrellas masculinas del reguetón son criticadas a menudo por la manera en que cosifican a las mujeres en sus proyectos musicales.

La última en enfrentarse a una polémica de esta naturaleza ha sido J Balvin debido a su nueva canción ‘Perra’, que ha acompañado de un videoclip en el que varias de las bailarinas aparecen caracterizadas con rasgos faciales caninos y gateando detrás suyo con correas al cuello.

Incluso la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, se unió a las críticas de racismo y machismo que le llovieron al cantante centrándose en el hecho de que las mujeres a las que él comparaba con animales, “a los que se debe dominar y maltratar”, eran miembros de comunidades que históricamente han sufrido una fuerte discriminación.

Finalmente la presión ha surtido efecto y YouTube ha eliminado el videoclip sin emitir ningún comunicado al respecto.

Por el momento sigue disponible en la plataforma el video oficial con el audio del sencillo.

Sin embargo, si alguien esperaba que J Balvin saliera al paso de esta situación con una disculpa o incluso defendiendo su visión artística, se llevará toda una decepción.

De hecho, parece que el músico ha decidido tomarse a risa la censura o eso se desprende de la publicación que compartió poco después de que la compañía retirara su video, en la que insiste en que es importante reírse de uno mismo junto a una grabación en la que aparece pegándose un fuerte golpe al caerse al suelo.