Los Ángeles, Estados Unidos.

“Los conflictos de inmigración en cualquier parte el mundo deben ser resueltos por la sociedad con conciencia, responsabilidad y sin indiferencia”, aseguró Natalie Portman (34).

La actriz, ganadora del Óscar por su trabajo en El cisne negro, llegó al Festival Internacional de Cine de Toronto para presentar A tale of love and darkness, su debut como directora y coescritora, en donde aborda la problemática de la inmigración e invasión en Israel.

“Apenas hace unos días vimos esa triste imagen del niño sirio encontrado muerto en una playa, y nos causó dolor, tristeza, coraje. La inmigración es un tema que debe ser tratado en todos los niveles y sin indiferencia porque debemos entender que nadie quiere dejar su hogar, nadie quiere convertiste en un desplazado, entonces debemos preguntarnos ‘¿por qué sucede y cómo podemos ayudar?’”, expresó Portman.

Exhortación

Emocionada por la presentación de su película, la estrella invitó a las naciones desarrolladas a considerar más opciones en sus tierras para los inmigrantes. “Me sentí aliviada al ver que hay varios países que abrieron sus puertas a inmigrantes (de Siria) para tratar de aliviar sus problemas, agregó. “También me gustaría que se considerara analizar la razón de por qué hay gente que tiene que huir de su hogar y por qué enfrentan eso. Es un tema largo y profundo, pero lo que vale la pena es analizar los por qués. Hay que ayudar como sea”, concluyó.

Dichosa

En A tale of love and darkness, Portman encarna a Fania, una mujer que se tambalea sentimentalmente entre los recuerdos de sus ambiciones juveniles y su vida actual en la Palestina Británica de mediados de los 40. La cinta está basada en el libro de Amos Oz, y en la trama, la madre del autor relata cómo ella enfrenta sus problemas emocionales en medio del nacimiento del estado de Israel y el aumento de la tensión entre judíos y árabes.

Nací en Jerusalén y me crié en Estados Unidos, pero jamás he dejado de estar conectada con mis raíces. Los conflictos políticos de la región siempre los he tenido muy presentes y es algo que siempre me ha interesado, de lo que he leído, recordó.

“Hoy tengo una cinta en hebreo, porque así sucedió en su momento con esta bella historia contada por Amos, y su libro, que me pareció fascinante.

Un claro ejemplo de cómo se vive el amor en un conflicto bélico, como un símbolo de esperanza, de supervivencia”, narró

Portman, quien es esposa del bailarín Benjamin Millepie, y madre de Alep (4), afirmó que su nuevo largometraje refleja de alguna manera su interés como ser humano en historias profundas y bellas.