California, Estados Unidos.

Este lunes, en Londres, el juez Alistair MacDonald ha vuelto a pedir a Madonna y a Guy Ritchie que traten de solucionar amistosamente su conflicto por la custodia de su hijo Rocco (15) ante el riesgo de impedirle disfrutar de su niñez.

'Renuevo, una vez más, mi petición de que ambos padres encuentren una solución amistosa para la disputa entre ambos. Como he comentado durante la audiencia, el niño se convertirá pronto en un hombre. Sería una gran tragedia para Rocco si perdiera más días de su infancia con este conflicto. Sería mejor que sus padres emplearan ese tiempo en disfrutar de la compañía del hombre maduro, reflexivo y elocuente que es su hijo', expresa el juez en la resolución de 22 páginas.

$!Foto: La Prensa


Rocco ha estado viviendo con su padre, su madrastra Jacqui Ainsley y sus hermanastros Rafael (4), Rivka (3) y Levi (1) durante los últimos meses en Londres después de negarse a volver a Estados Unidos con Madonna.

El juez no 'ha dado órdenes en la cuestión de si Rocco tiene que volver a Nueva York' y ha declarado que 'la raíz de estos procedimientos' se debe a 'una ruptura temporal de la confianza' entre los padres.

También reveló que tanto él como la jueza Deborah Kaplan de Manhattan han 'pedido en repetidas ocasiones a ambas partes que lleguen a un consenso para solucionar su conflicto por el bien de Rocco'.

'Debido a toda la cobertura mediática, comentarios y análisis, este es un caso resultado de las circunstancias normales que viven innumerables padres separados en todo el mundo. Los juzgados siempre deberían ser la última opción a la que acudir cuando los padres no pueden llegar a un acuerdo en temas que incumban a sus hijos'.

'Aunque la ley ofrece mecanismos para la resolución de conflictos entre los padres para así respetar a sus hijos, es una medida muy burda en comparación con las virtudes de la conversación y el compromiso entre los afectados, aceptando que este camino puede ser duro de recorrer y de mantener en el contexto del fin de una relación', explicó.

Ninguna de las dos partes asistió al Tribunal Supremo para escuchar la decisión del juez.