16/07/2024
04:11 AM

El Novato: 'El asesinato de mi madre me cambió la vida'  

El 'Diamante Negro” nos habla en una entrevista exclusiva sobre sus orígenes y proyectos.

Nueva York, Estados Unidos.

Para el artista hondureño El Novato, la adversidad siempre ha formado parte de la vida desde muy temprano e inevitablemente tropezó con ella una y otra vez. El asesinato de su madre y la irresponsabilidad de su padre biológico lo orillaron a un mundo en que la venta y el consumo de drogas le regalaron cierto tipo de confort y las pandillas le dieron el amor familiar y la protección que requería. El internacional cantautor conversó en exclusiva con Diario LA PRENSA sobre su trasformación y la obra del Señor en su vida.

“Vengo de una familia totalmente disfuncional. Mi mamá fue asesinada cuando yo era muy pequeño. Ella murió envenenada a manos de su mejor amiga. Mi papá brilló por su ausencia y lo único que sé de él es que viajó a Estados Unidos. Luego del asesinato de mi madre, mis cuatro hermanos y yo nos quedamos con mi abuela y mis padres adoptivos, quienes hicieron todo lo que estuvo a su alcance para sacarnos adelante”, comenzó diciendo Oliver Laboriel, mejor conocido como El Novato.

Foto: La Prensa

Uno de los disco del hodnureño El Novato mejor conocido como 'El Diamante Negro'.

Foto: La Prensa

Recientemente su éxito 'Mi Mambo' fue elegida como canción promocional del año por la Academia Musical Cristiana desde la Perspectiva Latina.

Con tristeza, el artista nacido en Tegucigalpa mencionó fragmentos de la peor pesadilla que le ha tocado vivir al recordar que, además de su madre, su hermana Yarieli, quien se encontraba en el vientre de su madre, murió a causa del veneno que le robó al amor de su vida cuando apenas contaba con cuatro años de edad. Además de esa irreparable pérdida, quedó a la deriva y ciertos miembros de su propia familia comenzaron a maltratarlo física y sicológicamente, aseguró el joven de 33 años.

“Lo que más recuerdo de mi mamá es cuando nos preguntaba durante los ocasos en las playas de Puerto Cortés cuánto la queríamos y mis hermanos mayores respondían con inmensas cantidades. Los menores no sabíamos los números y nos enseñó a responder con todos los dedos de la mano y de los pies. Esa fue la única forma que tuvepara decirle cuánto la amaba”, agregó con tristeza el 'Diamante Negro”.

¿Qué impacto tuvo en su vida tener que vivir en estas circunstancias?


'Para mí fue duro crecer sabiendo que no tenía a mi mamá. Me gradué de la escuela y nadie vino a acompañarme. El Día de la Madre me veía sin ella, aunque siempre tuve conmigo a mi abuela, a quien considero el ser más bello de esta tierra. Incluso así me afectó tanto que le tuve odio a Dios y renegaba por todo, le echaba la culpa de mi sufrimiento y de cómo se aprovechaban de mí por mi situación. Mi propia familia me corría de casa y me decían que debía estar en el cementerio viviendo con mi mamá, que no tenía futuro y que sería un ladrón como mi hermano'.

Proverbios 18:21 enseña que las palabras son algo formidable. Son recipientes de poder; acarrean una fuerza vivificante o una fuerza destructiva.

¿Cuándo se da cuenta de que tiene este don y nace El Novato, el 'Diamante Negro'?


'Desde niño me gustaba cantar. Creo que es algo de familia. Mi abuelo Froilán Lamber es un gran pianista y en ocasiones me invitaban a ser corista. Cuando recibí a Cristo, mi necesidad de llevar un mensaje a los jóvenes creció mucho. Chris Davis, un predicador estadounidense, me dio el empuje que necesitaba y a mis poemas que había escrito desde niño les puse música y se convirtieron en las canciones que ustedes conocen'.

Las composiciones de El Novato gozaron de mucho éxito desde sus inicios. Poco tiempo pasó para que se diera a conocer en Latinoamérica y lograra el cariño del público cristiano y el mundo secular. El crecimiento fue tanto que se agenció premios por artista del año, canción del año y video del año. Cada producción ha estado marcada por el éxito, que le trajo múltiples nominaciones y premios en la Academia Cristiana de la Música.

Hace pocos días obtuvo un galardón con la canción “Mambo”, sencillo que se convirtió en el tema promocional del año y está nominado en la categoría de mejor disco sonoro.

Foto: La Prensa

El hondureño El Novato en uno de sus conciertos.


Un derrame cerebral durante uno de sus viajes a Estados Unidos marcó la vida del cantautor nacional y pese a tener una pronta recuperación, sus gastos médicos rozaban los 100 mil dólares, por lo cual decidió permanecer irregularmente en el país para cubrir su deuda. Al mismo tiempo, el amor tocó a su puerta y nació el pequeño Izaiah. A ello se agregó el acoso de las autoridades migratorias.

“Me encontraba en una encrucijada; había perdido la oportunidad de firmar un contrato con una disquera en Europa, estaba endeudado, sin papeles, pues la visa se venció, y a punto de ser separado de mi familia. En medio de mi desesperación, Dios me consiguió un permiso de trabajo, pero Él ya estaba trabajando en algo más grande para mí. Un mes después recibí mi residencia, pero no de manera temporal. Él quiso que fuera permanente”.

¿Cuáles son sus planes ahora que su situación se ha normalizado?


'Voy a trabajar en lo que Dios me ha llamado a hacer. Estoy de lleno en la música y acabo de lanzar el disco 'Impredecible'. Es un material en el que trabajé con mucho amor y entusiasmo. Lancé hace poco el video 'Autor de vida' y en enero debutaré con el video de “Mambo”, el cual ganó un premio mundial como mejor tema promocional.

Además tenemos una gira planificada, que me llevará a Nicaragua, Honduras, República Dominicana e Italia. En Puerto Rico hubo un casting para una película y me dieron el papel. Caminamos poco a poco, pero estamos haciendo lo que Dios quiere que hagamos'.

Como embajador hondureño de la música ¿cómo toma el reto?
'Ser hondureño implica que debo trabajar el doble, pues debo llevar el mensaje de Dios y en la otra mano debo contarle al mundo lo trabajadores que somos, lo bello que es mi país, decirles que tenemos gente muy talentosa y que lo que más sobra en Honduras es gente trabajadora y buena, personas que confían en Dios y saben que lo que estamos pasando está llegando a su final'.