Madrid, España.

Bad Bunny es uno de los artistas más influyentes del momento que ocupa los primeros lugares de las listas de éxitos, llena los estadios más grandes del mundo y se ha convertido en imagen de marcas tan exclusivas como Jacquemus, pero no todos sus compañeros de profesión han caído rendidos a sus pies.

León Larregui, vocalista de la banda mexicana Zoé, ha arremetido contra el intérprete puertorriqueño a través de las redes sociales tras leer un tuit del periódico español El Mundo, que aseguraba que las 23 canciones de su último disco -’Me porto bonito’- se encuentran entre las más escuchadas a nivel internacional.

Y así de fácil comenzó el último enfrentamiento de la industria discográfica.

El miedo a las posibles represalias no consiguió que León se mordiera la lengua y él respondió a la publicación tildando los temas del artista urbana de “basura desechable”, “diseño de consumo capitalista” y “refrito de ignorancia”.

León Larregui compartió su opinión sobre la música de Bad Bunny.

Su tuit ha dividido a los usuarios de la red social: mientras algunos le apoyan y opinan también que lo que hace Bad Bunny no puede considerarse arte, otros le han pedido respeto para el trabajo de sus colegas, aunque no sea de su agrado.

Quienes hayan seguido de cerca la carrera del líder de la agrupación mexicana de rock, sabrán que no es la primera ocasión que comparte su postura sobre el reguetón.

Durante una entrevista de 2018 con Cadena Sur Noticias, el artista reconoció que este género no es de su agrado y que prefiere el “romanticismo de la música” más tradicional, que considera que sí puede trasmitir experiencias humanas reales y profundas a través de un lenguaje poético.

Hasta el momento, Bad Bunny no ha respondido a los comentarios del líder de Zoé, pero sus fans se han encargado de salir en su defensa.