El presentador Larry King está hospitalizado por problemas cardíacos

El famoso conductor ha visto morir a dos de sus hijos en este año

Larry King es un periodista y escritor estadounidense famoso por su programa nocturno de entrevistas 'Larry King Live', de la cadena CNN.
Larry King es un periodista y escritor estadounidense famoso por su programa nocturno de entrevistas 'Larry King Live', de la cadena CNN.

Estados Unidos.

De acuerdo con el sitio Page Six, el reconocido presentador Larry King está ingresado en el hospital, e incluso pasó allí su 87 cumpleaños la semana pasada.

"Larry ha estado en el hospital con problemas cardíacos y otras cosas", dijo una fuente a Page Six.

Los problemas de salud del presentador se producen después de un año difícil, pues ha perdido a dos de sus hijos. El hijo de King, Andy, de 65 años, murió repentinamente en agosto y su hija Chaia, de 51 años, murió de cáncer de pulmón pocos días después.

Admitiendo que estaba “desconsolado” mientras confirmaba la triste noticia en Facebook, la estrella escribió en ese momento: “Ambos eran almas buenas y amables y los extrañaremos mucho".

“Andy falleció inesperadamente de un ataque al corazón el 28 de julio, y Chaia falleció el 20 de agosto, poco tiempo después de haber sido diagnosticada con cáncer de pulmón”, continuó King.

"Perderlos se siente tan fuera de lugar. Ningún padre debería tener que enterrar a un hijo".

“Mi familia y yo les agradecemos por sus amables sentimientos y buenos deseos”, concluyó.

El locutor también es padre de Larry King Jr. con su ex esposa Annette Kaye, y sus hijos Cannon y Chance King con su ex esposa Shawn King.

Otro duro golpe

Esta semana, Larry King recibió otra triste noticia: la muerte de su amigo del Friars Club, el exalcalde de Nueva York, David Dinkins, quien falleció el lunes a los 93 años.

Pese a estar hospitalizado, Larry King recordó a su amigo en un emotivo comunicado.

“David fue un hermano durante 30 años; siempre estuvo allí para los frailes y las buenas causas en toda Nueva York, la ciudad que amaba incluso más que el tenis. No solo lo extrañará el club, sino todos los neoyorquinos. David nunca dijo que no a los frailes, y durante las animadas reuniones de la junta, siempre fue la voz de la calma y la razón. Tenía un gran sentido del humor y le encantaba reír. Lo extrañaré."

La Prensa