Más noticias

Samuel L. Jackson acudió a rehabilitación obligado por su familia

El artista, quien hace años superó una fuerte adicción al alcohol y otras sustancias, ha reconocido que no era consciente de la importancia de pedir ayuda profesional hasta que ingresó en una clínica de desintoxicación.

Samuel L. Jackson y su esposa, LaTanya Richardson.
Samuel L. Jackson y su esposa, LaTanya Richardson.

Estados Unidos.

Han pasado ya más de dos décadas desde que el actor Samuel L. Jackson empezara a desligarse para siempre de la fuerte adicción al alcohol y otras sustancias nocivas.

Sin embargo, hasta ahora el reputado intérprete no se había a profundidad sobre el calvario que, además de él, vivieron su esposa y su hija hasta que decidieron tomar directamente cartas en el asunto.

"Mi hija y mi esposa me encontraron una vez inconsciente en el suelo de mi casa y no dudaron en llamar a uno de mis mejores amigos, quien casualmente era un terapeuta especializado en lidiar con la dependencia a las drogas", ha revelado a la revista Esquire sobre el papel crucial que, en su futura recuperación, jugarían su mujer LaTanya Richardson y su hija Zoe.

"Al día siguiente estaba en una clínica de desintoxicación y en ese momento ni siquiera era consciente de lo importante que sería para mí. Pero desde luego que estaba preparado para ello, había llegado la hora", ha añadido con un punto de agradecimiento hacia todos los que se volcaron con él.

Samuel L Jackso junto a su hija Zoe (c) y su esposa, LaTanya Richardson (i)

MIRA: Will Smith rapea como el Genio de la lámpara en la nueva versión de Aladdín

Horas antes de perder el conocimiento en su domicilio y dejar profundamente preocupadas a las dos mujeres de su vida, el protagonista de 'Captain Marvel' se encontraba en una concurrida fiesta y, en sus propias palabras, se "hartó de tequila".

Posteriormente, y a fin de recuperar algo de energía, el artista recurrió a su proveedor de confianza para que le suministrara esa última dosis de cocaína que, afortunadamente, no llegaría a consumir.

"Me acabé cansando de los efectos de la droga, de toda esa energía malgastada. Recuerdo que fui a la despedida de soltero del [guionista] Ruben Santiago y me pasé el día entero hartándome de tequila. De camino a casa, pensé que necesitaba cocaína para despejarme. Así que fui al sitio acordado, me hice con ella, llegué a casa, la 'cociné' y luego me desmayé antes incluso de poder consumirla, borracho como estaba", relató con su habitual sinceridad.

ADEMÁS: Jennifer Garner se deshace en elogios hacia su exmarido Ben Affleck

El primer papel de Jackson después de dejar la rehabilitación fue retratar al drogadicto Gator en 'Jungle Fever' (1991), y aunque se le advirtió que no asumiera el papel que podía servir como un "desencadenante" para sus adicciones, él estaba decidido a hacer la película como un final para su "adicción".

"Cuando Gator es asesinado al final de esa película, siempre lo veo como la muerte de mi. . . adicción.", expresó el actor.