Michael B. Jordan quiere los papeles de Pitt o DiCaprio

El joven vuelve al cine como el hijo de Apollo Creed para enfrentarse al vástago del asesino de su padre

Michael B. Jordan en el estreno de “Creed II” en Nueva York.
Michael B. Jordan en el estreno de “Creed II” en Nueva York.

California, Estados Unidos

Tras el éxito de Creed y, especialmente, de Black Panther, con un personaje que le podría llevar al Óscar, a Michael B. Jordan le llueven las propuestas, pero quiere ser meticuloso.

“No solo aspiro a esos grandes papeles que ofrecen a Denzel Washington. Quiero ir más allá, quiero los papeles que ofrecen a Brad Pitt, Ryan Gosling o Leonardo DiCaprio, y creo que me está yendo bastante bien así”, dijo la estrella de 31 años.

“Los papeles vienen con ideas preconcebidas por parte de quienes los escriben, y yo quiero combatir esa idea. Vivimos en un tiempo perfecto para apostar por personajes ricos, independiente de la raza de quienes los interpreten. Creo que vamos a ver mucho más de eso en el futuro”, apuntó.

Esa es la confianza que desprende Jordan, que dio sus primeros pasos como actor en series como The Sopranos o The Wire. “Pensé que mi carrera había terminado cuando me mataron en The Wire”, dijo entre risas. “Tenía 15 años, pero aprendí mucho de aquella experiencia.

Trama. Jordan estrena este miércoles Creed II, dirigida por Steven Caple Jr., donde vuelve a encarnar al boxeador Adonis Johnson, hijo de Apollo Creed, amigo y antiguo rival de Rocky Balboa, de nuevo interpretado por Sylvester Stallone en este cruce de sagas.

En esta ocasión, Johnson, en la cúspide de su carrera y asumiendo nuevas responsabilidades familiares, se enfrentará a Viktor Drago, hijo de Ivan Drago (Dolph Lundgren), el hombre que acabó con la vida de su padre sobre el ring.

Para Jordan, la principal razón por la que decidió rodar esta secuela fue el crecimiento que observa en su personaje.

“No fue fácil para mí. Pensé que sería Ryan quien la hiciera, pero me convenció ver la trayectoria del personaje. Es alguien en plena lucha interior, huyendo de la sombra de su padre y en busca de sí mismo”, señaló Jordan, a quien le atrajo también el énfasis en el ámbito familiar de la historia. “Ahora es padre, y eso es algo que, de forma natural, extrae todas sus inseguridades. Él no tuvo una familia estable y quiere darle a su hija todo lo que a él le faltó”.

Además. Para Jordan, mantener las referencias a la saga de Rocky sigue siendo importante para conectar con la audiencia más madura. “Creo que empleamos una estructura similar. El primer Rocky era una historia de amor con apenas unos minutos de escenas de boxeo. La gente se enamoró de los personajes y las peleas estaban en un segundo plano, pero son fundamentales para inspirar al espectador”, declaró.

La Prensa