Más noticias

Kylie Minogue se retracta y vuelve a creer en el amor

La cantante no puede ocultar lo feliz que se siente junto a su nuevo novio Paul Solomons, pese a que hace unos meses decía que ya no creía en "medias naranjas"

Kylie Minogue y su novio Paul Solomons.
Kylie Minogue y su novio Paul Solomons.

Londres, Inglaterra.

Ya lo dice el viejo dicho: Nunca digas nunca. Y en el caso de celebridades de la talla de Kylie Minogue resulta aún más importante no cerrarse ninguna puerta -al menos públicamente- por eso de que las declaraciones realizadas en un momento de ofuscación pueden regresar a atormentarla en un futuro. Sin ir más lejos, durante la promoción de su nuevo disco 'Golden', la cantante australiana se hartó de repetir que ya no creía en todo eso de las medias naranjas y que había descartado la idea de casarse después de cancelar su boda con el actor Joshua Sasse el año pasado pocas semanas antes de la fecha en que debía haberse celebrado el enlace.

Lo que probablemente ni ella misma hubiese podido vaticinar en aquel entonces es que apenas unos meses más tarde volvería a sonreír del brazo de un nuevo hombre, Paul Solomons, el director creativo de la edición británica de la revista GQ. La pareja ya hizo su debut sobre la alfombra roja en una entrega de premios de la mencionada publicación a principios de este mes de septiembre y salta a la vista que ella vuelve a recuperar la fe en el amor gracias a una de las relaciones sentimentales más estables que ha tenido nunca.

"No hay ni punto de comparación, lo de ahora es una maravilla", reconoce. "Él no me acompaña en la carretera, por mucho que a mí me gustaría que sí lo hiciera, porque tiene su propio trabajo y un sinfín de compromisos. Aprecio infinitamente lo que tengo ahora mismo y lo que me ha dado la vida", confiesa en una nueva entrevista al diario The Sun en la que irradia optimismo por los cuatro costados.

Kylie es consciente de que ese es uno de sus grandes defectos o virtudes, según como se mire: que las promesas que se hace, bien sea en el plano profesional o personal, se le olvidan con mucha facilidad.

"Tras cada gira siempre le digo lo mismo a mi equipo: 'No sé si podré volver a hacerlo'. Y ellos ponen los ojos en blanco y me dicen que ya me han escuchado decir eso mismo antes y que siempre acabo volviendo. Pero es que puede resultar tan duro estar lejos de casa y de tus seres queridos... Yo nunca he sido buena haciendo planes, no se me da bien mirar hacia el futuro. Quiero disfrutar del presente", se disculpa.