Alrededor de 1,600 presos han sido liberados en Honduras por el COVID-19

Los privados de libertad han salido bajo una serie de medidas para contener la expansión del virus en las cárceles del país.

Unos 330 presos lograron la libertad condicional, mientras que 331 salieron de prisión tras la conmutación de la pena.
Unos 330 presos lograron la libertad condicional, mientras que 331 salieron de prisión tras la conmutación de la pena.

Tegucigalpa, Honduras.

Las autoridades de Honduras informaron este martes de la excarcelación de 1,624 presos como parte de las medidas que se están implementando en las prisiones para evitar la propagación del COVID-19, del que ya se han contagiado en el país 9,178 personas y 322 han fallecido.

El portavoz de la Corte Suprema de Justicia, Melvin Duarte, dijo a periodistas que los presos han salido gracias a una serie de medidas que facilitan la concesión de la libertad condicional, conmutada o por enfermedad, con el fin de contener la pandemia en el sistema penitenciario de Honduras.

Señaló que 782 reclusos han sido preliberados gracias a un plan para descongestionar las cárceles hondureñas ante el coronavirus, lo que supone el 48 % del total de presos liberados hasta ahora.

Además lea: Pastores evangélicos de Tegucigalpa reciben equipos de bioseguridad

Unos 330 presos lograron la libertad condicional, mientras que 331 salieron de prisión tras la conmutación de la pena, indicó el portavoz del poder Judicial.

- Coronavirus en las cárceles -

Otros 126 reclusos abandonaron la cárcel tras el cumplimiento de la pena, tres por la prescripción de la pena y dos por enfermedad terminal, mientras que 50 menores salieron después de la revisión de medidas, añadió.

Duarte aseguró que la liberación de los presos se ha realizado gracias a un "trabajo conjunto" entre los juzgados y jueces de ejecución, el Instituto Penitenciario y defensores públicos, con quienes se "analiza cada expediente y se revisa si es posible la aplicación" de las diferentes figuras judiciales.

Honduras tiene un sistema penitenciario congestionado, que alberga a unos 22.000 reclusos, cuando su capacidad máxima es de 8.000, y menos de la mitad de los presos han sido condenados, por lo que organizaciones de derechos humanos han pedido reiteradamente al Gobierno desde el inicio de la pandemia que se excarcele a presos condenados por delitos menores, así como a ancianos y enfermos.

La COVID-19 ya ha entrado en los centros penitenciarios hondureños con la confirmación de al menos 130 casos y cinco muertes. El peor brote está en la Penitenciaria Nacional, la principal cárcel del país, donde suman 122 infectados.

-Médicos superan el COVID-19 -

Según el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos de Honduras, hasta ahora se han confirmado 9.178 contagios en el país centroamericano, 322 muertos y 1.025 personas se han recuperado de la enfermedad.

Entre las personas que han superado el coronavirus está la exministra hondureña de Salud Elsa Palou, quien fue dada de alta este lunes del hospital donde era tratada de COVID-19, afirmó a Efe la presidenta de la Asociación de Médicos del Instituto Nacional Cardiopulmonar, Suyapa Sosa.

Palou, quien ocupó el cargo de ministra de Salud entre enero y septiembre de 2008, durante la Administración del finalmente depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya, fue ingresada a inicio de junio en el Instituto Nacional Cardiopulmonar, conocido como Hospital del Tórax, en Tegucigalpa.

Otros médicos que lograron superar la enfermedad son el jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Escuela, en Tegucigalpa, Elio Mena, y el neumólogo Carlos Aguilar.

preso.202(1024x768)
La Prensa