Catracho evita la muerte a centenares de pacientes

Los médicos hondureños que utilizan este tratamiento desde hace más de un mes y medio publicarán los resultados en revistas científicas.

Karla Pavón: “Estamos dividiendo a los médicos, no es de política esta enfermedad, le va a pegar al blanco, al negro, al rico, al pobre”. Foto: EFE/Gustavo Amador.
Karla Pavón: “Estamos dividiendo a los médicos, no es de política esta enfermedad, le va a pegar al blanco, al negro, al rico, al pobre”. Foto: EFE/Gustavo Amador.

SAN PEDRO SULA.

Contrario a todas las teorías que propagan en los últimos días dirigentes del Colegio Médico de Honduras (CMH), el tratamiento Catracho ha evitado que cientos de personas contagiadas con COVID-19 lleguen a la unidad de cuidados intensivos (UCI) e, incluso, los ha salvado de la muerte.

Los resultados de este tratamiento, cuyo acrónimo se desprende de los nombres de los medicamentos empleados en los hospitales (colchicina, antiinflamatorios, tocilizumab, ivermectina, anticoagulantes, hidroxicloroquina y la pronación), pronto serán publicados en revistas científicas de Estados Unidos y Europa para despejarles las dudas a los escépticos, según los médicos investigadores.

13%
Reducción.De marzo a finales de mayo, la tasa de letalidad pasó de 17% a 4%

“Comenzamos a utilizarlo a mediados de abril. Tenemos un mes y medio. Hemos logrado dos cosas: reducir los días de los pacientes en cuidados intensivos. Los pacientes tenían un espacio de 16 días, ahora permanecen alrededor de ocho días. Creemos que hemos ayudado a reducir la tasa de letalidad. En la segunda semana de marzo era de 17% en el país y en este momento es de menos del 4%”, dijo Óscar Díaz, uno de los médicos investigadores de Catracho.

En uno de los momentos de mayor zozobra, cuando los sistemas de salud se desbordaban en los países europeos y se disparaban los números de muertos, el médico hondureño Miguel Sierra Hoffman, jefe de investigación de la Universidad A&M de Texas en Estados Unidos, anunció que habían encontrado un tratamiento que evitaría a sus compatriotas perder la vida.

OMS aprueba uso de la hidroxicloroquina
Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), anunció que esa entidad retomará el uso del fármaco hidroxicloroquina contra el coronavirus. “Esta decisión se tomó como precaución mientras se revisaban los datos de seguridad. El Comité de Seguridad y Vigilancia de Datos del Juicio de Solidaridad ha estado revisando los datos. Sobre la base de los datos de mortalidad disponibles, los miembros del comité recomendaron que no hay razones para modificar el protocolo del ensayo. El grupo ejecutivo recibió esta recomendación y aprobó la continuación de todas las ramas del ensayo, incluida la hidroxicloroquina”, dijo Tedros en rueda de prensa. La OMS usará un grupo de fármacos del ensayo Solidarity en más de 35 países, entre ellos, Honduras. “Nos preocupa especialmente la situación en América Central y del Sur, donde muchos países son testigos de epidemias aceleradas. También observamos un número creciente de casos en el Mediterráneo oriental, el Asia sudoriental y África, aunque las cifras son mucho menores”, dijo.

Desde entonces, Sierra-Hoffman y sus colegas Óscar Díaz, Fernando Valerio, Emilio Barrueto, Ronald Cardona, David Cortés, Luis Enamorado, José Luis García, Diego Paz, Héctor Pineda, Walter Rodríguez, Marcelino Vásquez y Allan Zelaya han aplicado con éxito el tratamiento en hospitales hondureños y han documentado los progresos para presentarlos próximamente a la comunidad científica.

“Nosotros estamos proponiendo el tratamiento y estamos siguiendo un protocolo de investigación. Los resultados hablarán por sí mismos. No son cosas que vamos a discutir en los medios (…). Este debate no es de medios de comunicación, es de publicaciones científicas”, dijo Díaz al ser consultado sobre lo que opina el Colegio Médico de Honduras de Catracho y el otro tratamiento llamado Maiz.

A pesar de que los tratamientos Catracho y Maiz son propuestas presentadas por hondureños para salvar a los pacientes, Suyapa Figueroa, presidenta del CMH, los desvaloró y dijo en los últimos días que “es irresponsable repartir un manejo como cura mágica”.Sin embargo, esa organización gremial, más allá de las críticas, no ha planteado soluciones ante la pandemia.

jt-Hydroxychloro11-040620(800x600)

Conferencia

Díaz agregó que “en la medicina no hay verdades absolutas. Para establecer algo como una conclusión válida hay que someterla a la experimentación, al estudio, a la estadística.

Nosotros somos un grupo que trabaja y nos han contactado de Ecuador, Nicaragua, Guatemala”, dijo. “Esto no es de sacar pecho, es proponer soluciones, lo importante son los pacientes”.

Díaz, quien ofrecerá una conferencia el 16 de junio sobre el tratamiento Catracho a médicos de Guatemala y el Caribe, explicó que están haciendo un “trabajo serio, ético, profesional, científico” con un protocolo aprobado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y su comité de bioética y el análisis estadístico “es independiente, lo hacen expertos de la universidad”.

“Siento que hay un poco de confusión en la gente. El tratamiento Maiz es para las personas que están en la comunidad porque no están gravemente enfermos. Catracho es un tratamiento para los pacientes graves que llegan a un hospital, cuando ya están en la fase severa de la enfermedad, en el estadio dos y tres, cuando la persona tiene inflamación, trombosis, cuando no pueden respirar y necesitan oxígeno o ventilación mecánica. Esta es una propuesta para salvar a este tipo de pacientes”, dijo.

catracho2.4(800x600)
Más pruebas desde mayo. Desde el mes anterior, el Gobierno incrementó el número de pruebas PCR y pruebas rápidas en todo el país con el objetivo de atacar la epidemia con los tratamientos que evitan que el paciente llegue a una situación de gravedad. EFE/ Enric Fontcuberta

Con Catracho, según Díaz, han evitado que los pacientes “caigan en la fase más grave de la enfermedad” y mantener el sistema médico al margen del temido desbordamiento por la escasez de respiradores.

“En el Seguro Social hay todos los días 120 pacientes hospitalizados y la unidad de cuidados intensivos ha tenido hasta la fecha camas disponibles para atender a los afectados, después de casi tres meses”, ejemplificó el médico.

El equipo médico que promueve Catracho se siente satisfecho porque esta semana la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que reanudará los ensayos clínicos de hidroxicloroquina con el objetivo de encontrar tratamientos contra la enfermedad.

Esa organización había suspendido los ensayos el 25 de mayo para revisar los efectos de este medicamento en los pacientes.

LC letalidad 040620.1(1024x768)
La Prensa