Los Ángeles, Estados Unidos.

Con el estreno de “La casa del dragón”, que capitalizó casi 10 millones de espectadores este fin de semana en Estados Unidos, la cadena HBO parece haber triunfado en su publicitado enfrentamiento de fantasía televisiva contra la próxima precuela de “El señor de los anillos” de Amazon.

Al igual que el gran éxito “Juego de tronos”, “La casa del dragón” está ambientada en el mismo mundo medieval de Poniente. Estrenada el domingo, se trata de una de las series de crucial importancia para la cadena de cable premium y su plataforma de streaming HBO Max.

HBO le apuesta a que su precuela iguale la desatada popularidad del original “Juego de Tronos”, que durante ocho temporadas se convirtió en una cita obligatoria, generó incontables imitaciones y ganó 59 premios Emmy, rompiendo un récord para una serie dramática en el equivalente televisivo de los Óscar.

El lunes, un comunicado de prensa dio cuenta de 9.986 millones de espectadores siendo “la audiencia más grande de cualquier serie nueva original en la historia de HBO”.

No obstante, algunos analistas apuntan que llamarla “nueva original” puede ser una definición excesiva para un “spin-off” y que su título padre atrajo 17,4 millones en el debut de su temporada final.

De cualquier manera, la cifra representa un éxito para Warner Bros Discovery, recientemente unificada y de momento bajo un escrutinio intenso mientras trata de hacerse un lugar en el panorama del entretenimiento, rápidamente cambiante y dominado por las llamadas “guerras de streaming”.

Un feroz competidor llegará el 2 de septiembre: “Los anillos del poder”, otra épica de la pantalla chica llena de espadas y dragones, pero esta vez ambientada en la Tierra Media de J.R.R. Tolkien y creada por la plataforma Prime Video, del gigante minorista Amazon.

Se dice que “Los anillos del poder” es un proyecto de pasión para el fundador de Amazon, Jeff Bezos, y que fueron encargadas cinco temporadas, calificada además como el programa más caro jamás realizado.

Su presupuesto ronda los 1.000 millones de dólares frente a los 150 millones gastados hasta el momento en “La casa del dragón”. HBO, sin embargo, tiene otras precuelas, secuelas y “spin-offs” ambientadas en Poniente en proceso.

“Gran fantasía”

Creadores y ejecutivos de ambos bandos han sido cuidadosos, restando importancia a su rivalidad.

De hecho, las comparaciones entre los programas pueden ser más difíciles de hacer que en las batallas de audiencia televisiva del pasado.

El regreso de HBO a Poniente, y la adictiva mezcla de dinastías, violencia y sexo de su predecesora, ha recibido en general los elogios de la crítica, aunque las reseñas de la serie de Amazon siguen bajo estricto embargo.

Mientras que HBO celebra sus tempranas buenas cifras de audiencia, Amazon no está obligada a publicar esas estadísticas.

De hecho, muchos en el lado más “tradicional” de Hollywood han señalado que Prime Video -que produce tanto televisión como cine- puede no estar especialmente interesado en las mismas métricas que sus aparentes rivales.

A principios de este año, el jefe del organismo comercial de la industria del cine dijo a la AFP que su grupo estaba “muy preocupado” por Amazon Prime, señalando que el modelo de negocio del servicio de suscripción no estaba “tratando de hacer dinero” con sus películas y espectáculos, sino consiguiendo que los consumidores “compren sus comestibles y utilicen sus servicios de envío”.

Aun así, los fans de la fantasía, incluido George R.R. Martin -autor de los libros en los que se basan tanto “Juego de tronos” como “La casa del dragón”- han expresado su esperanza de que ambas puedan ser un éxito.

Quiero que ambas series encuentren un público que las aprecie y les ofrezca una gran televisión. Gran fantasía”, escribió Martin en una reciente entrada de blog.

“Cuantos más éxitos de fantasía tengamos, más fantasía genial tendremos”.