11/08/2022
01:39 PM

Más noticias

Préstamo de $1,000 millones será para gasto y programas sociales

Entre los riesgos por adquirir un préstamo directo de las reservas internacionales están una crisis inflacionaria y se puede elevar la demanda de bienes.

SAN PEDRO SULA

El directorio del Banco Central de Honduras (BCH) autorizó otorgar un préstamo de $1,000 millones a la Secretaría de Finanzas (Sefin) para financiar los programas sociales del Gobierno de la república, informó ayer Rixi Moncada, ministra de Finanzas.

El BCH señaló en un comunicado que el 14 de junio Sefin solicitó a la institución la formalización del préstamo por $,1,000 millones, considerando entre otras erogaciones el pago de servicio de deuda interna y externa de 2022 y el pago del segundo tramo del bono soberano que vence en marzo de 2023 por $166.7 millones.

Pero en conferencia de prensa, Moncada explicó que los $1,000 millones que se gestionaron como préstamo de las reservas internacionales son para cubrir el programa social.

“Los 1,000 millones que se han gestionado como préstamo son para cubrir el programa social, especialmente con el ajuste de presupuesto para cada una de las instituciones después de ir al Congreso y declarar las finanzas públicas en una situación crítica y de emergencia”.

Deuda

La Secretaría de Finanzas señaló que hasta el 23 de junio han hecho pagos por L30,000 millones para honrar la deuda heredada por la administración anterior. En marzo, el BCH también apoyó al Gobierno con un préstamo por $335 millones que se obtuvieron por los derechos especiales de giro, según Rixi Moncada.

Moncada indicó que hasta el momento todavía no se ha hecho el desembolso porque primero debe ser aprobado por el CN.

“La normativa nacional es compleja, recién el lunes el BCH aprobó el préstamo y sus condiciones y la comunicación tiene que ir al CN. Esperaremos la primera semana de julio para enviar la documentación y esperamos que para la segunda quincena de julio se pueda empezar a ejecutar”, detalló la ministra.

Economistas habían señalado que lo recomendable para hacer uso de las reservas internacionales era crear un fondo de garantías con organismos internaciones para acceder a fondos y no utilizarlos mediante un préstamo directo del BCH al Gobierno.

Esta situación indican que puede tener varios impactos, como un riesgo inflacionario, ya que un crédito mal manejado puede provocar que la inflación sea más alta y que con la situación actual ya se prevé que puede ser superior del 10%.

Otro riesgo es que la matriz productiva depende de las importaciones, con los $1,000 millones se elevará la demanda de bienes y puede provocar una disminución de las reservas.

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) se refirió al crédito del BCH y expresó que las condiciones de financiamiento deben ser públicas y transparentes.

Santiago Herrera, gerente de Política Económica, dijo que la Ley del BCH señala que solo puede prestar hasta el 10% de los ingresos tributarios y que el financiamiento excede los límites establecidos por el banco.