24/04/2024
07:46 PM

Hondutel tiene cuentas por cobrar superiores a los L2,300 millones

  • 26 septiembre 2023 /

En el caso del índice de morosidad de la estatal, este alcanzó el 219.1% al primer trimestre de 2023 y supera al reportado en los años anteriores.

TEGUCIGALPA

La crisis financiera de Hondutel se profundiza con las cuentas por cobrar que los clientes de esa institución tienen y que llegan a los 2,327.17 millones de lempiras. Así lo precisa el informe de riesgos fiscales de la Secretaría de Finanzas (Sefin) al que tuvo acceso LA PRENSA.

“Se registra una morosidad en ascenso ligada a las ventas del servicio de telecomunicaciones, destacando que desde el 2020 los niveles de morosidad han ido en aumento como efecto negativo de la crisis sanitaria de la pandemia por covid-19”, subraya el documento entregado junto al proyecto de Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República para 2024.

Además, precisa que hace tres años las cuentas por cobrar de la estatal representaban el 112% de los ingresos sin transferencia y de 2021 al 2023 los niveles picos de mora pasaron del 133% a más del 219%.

“Es importante mencionar que a marzo del 2023 el índice de morosidad ya supera en el primer trimestre del año, los índices de los años anteriores, reflejando un valor de las cuentas por cobrar de 2,327.17 millones de lempiras”, destaca el reporte.

Al primer semestre de 2023, Hondutel sumaba los L135.9 millones en pérdidas y los ingresos totales fueron por el monto de L405.4 millones. La fijación no eficiente de las tarifas ocasionan perjuicios en los ingresos de esta empresa, se enfatiza en el informe de gestión de la estatal de telecomunicaciones que fue presentado a Finanzas.

Cuentas por pagar

De enero a marzo pasados las cuentas por pagar de corto plazo totalizaron los L3,696.3 millones, cuyo 69% se concentra en los proveedores de materiales y suministros. Este significativo aumento en las cuentas por pagar de Hondutel es parte del problema de gestión relacionado con las dificultades de liquidez que tiene un alto riesgo, debido a que la disponibilidad de efectivo para pagar pasivos a corto plazo fue del 1.2%.