28/02/2024
02:12 PM

De la equidad de género depende crecimiento del PIB

  • 08 diciembre 2020 /

El efecto del crecimiento de los ingresos de las mujeres entre 2000 y 2010 contribuyó a una reducción del 30% de la pobreza extrema.

SAN SALVADOR.

Revertir las desigualdades de género puede incrementar el desarrollo económico y reducir la pobreza en América Latina y el Caribe (ALC), destacó César Falconi, representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para El Salvador.

Lo anterior, porque la diversidad de género en el liderazgo de las empresas de la región puede mejorar los resultados de los negocios, así como contribuir al desempeño y valor de las organizaciones si se abren más espacios a las mujeres en cargos gerenciales.

En esa medida, si la participación económica de las mujeres alcanzara el nivel de los hombres en la región, se estima que el producto interno bruto (PIB) de ALC sería un 16% más alto.

El efecto del crecimiento de los ingresos de las mujeres entre 2000 y 2010 contribuyó a una reducción del 30% de la pobreza extrema en la región, dijo Falconi, al visualizar que el impulso que las mujeres puede darle a las economías de nuestros países sería aún mayor si se reducen las brechas de género.

Iniciativas
El BID Lab ha desarrollado el modelo de Empresarialidad Femenina, que arrancó en El Salvador, para luego ser instalado en los países de la región del Sistema de Integración Centroamericano, con el apoyo del Centro Regional de promoción de la Mipyme.
En este terreno aún hay mucho camino por aplanar, dijo Falconi, ya que la presencia de las mujeres en posiciones de gestión de empresas privadas sigue siendo bastante escasa, porque apenas ocupan el 8.5% de los directorios y solo un 4.2% de ellas se convierten en directoras ejecutivas ( CEO) de las empresas que cotizan en la bolsa.

Mientras, en el sector público, representan en promedio 50% de los funcionarios, en las municipalidades llegan al 12% de representación y en tribunales superiores o cortes supremas llegan al 27% y el 29%, como concejalas electas, juezas o magistradas, respectivamente, ejemplificó Falconi.

Desde el BID Lab, el laboratorio de innovación del Grupo BID, se han implementado proyectos y programas de financiamiento, conocimiento y conexiones para catalizar innovación para la inclusión en ALC. En Centroamérica, el BID Lab ha respaldado el desarrollo del modelo de Empresarialidad Femenina.